Los deportistas son marca de mercado

Los deportistas se han convertido en iconos mediáticos que han traspasado las fronteras de su presencia en las grandes competiciones y han llegado al mundo del marketing. Los grandes ídolos del deporte se han convertido en una marca cuya valoración en el mercado depende de su rentabilidad publicitaria. Podría afirmarse que existe una pasarela por la que cruzan deportistas de toda clase.

Sus salarios no son solamente los que perciben por practicar su disciplina. Ahora, en ocasiones, reciben mayores ingresos por sus campañas vistiendo determinada ropa, luciendo un reloj, promoviendo la venta de una bebida o luciendo determinadas marcas de vestimenta deportiva. Hay en este mundo auténticas luchas por fichar ídolos con proyección popular.

Hasta hace unos años en el mundo se sopesaba a los deportistas por el supuesto grado de seguimiento que tenían en las masas, por su popularidad. En la actualidad hay expertos en el mundo que establecen el valor de la marca Messi o la marca Cristiano.

Recientemente, se ha publicado una lista de los mejor colocados en el mercado y la sorpresa ha sido que Tiger Woods ha pasado al segundo lugar, superado por el baloncestista Lebron James. Éste vale 37 millones de dólares y Tiger, uno menos.

El suizo Roger Federer, pese a que ha sufrido cierta caída en la clasificación mundial de los tenistas, aunque ahora parece que se está recuperando para arrebatarle a Rafael Nadal el segundo puesto, es el tercer deportista mejor clasificado y cotizado porque vale 32 millones. Entre los privilegiados está el indio Mahanda Sing Dhoni, que practica el criquet y se le cotiza en 20 millones. Cuatro menos se conceden al supercampeón de atletismo Usain Bolt y con 17 queda Cristiano Ronaldo.

Otro de los grandes ídolos del baloncesto mundial, el jugador de los Ángeles Lakers, Kobe Bryant, está en la lista por 15 millones. Lionel Messi que al parecer el año pasado valía trece millones ha perdido uno en el presente.

La práctica, la conquista de títulos y la presencia en los medios informativos especializados no basta. En la bolsa de los valores del deporte cuenta mucho la capacidad por congregar grandes admiraciones en el mundo no sólo por lo que se hace en la cancha, sino por otras circunstancias de tipo personal. Por ejemplo, Cristiano Ronaldo ha prestado su torso, el de sus abdominales, a la revista Men´shealt cuya portada será vista en sesenta países. Seguramente ello le ayudará a subir la cotización.

Sobre el autor de esta publicación