Costa y Alcácer, dos nueves auténticos

El capitán que alzó la copa de Campeón del Mundo, Iker Casillas, se quedó en el banquillo. Ya ha comenzado a pagar los errores del Mundial y ante Eslovaquia. Diego Costa, en su séptimo partido internacional, marcó su primer gol. Paco Alcacer sumó su tercera diaria en su tercer encuentro. Debutó Bernat y se anotó la cuarta. Silva hizo el primer tanto de magnifico disparo y acabó siendo el primer sustituido. Es su vida en la selección de Del Bosque. La Roja enmendó ante Luxemburgo lo ocurrido frente a Eslovaquia y las novedades del partido tuvieron principal protagonismo en el hecho de que por vez primera fueron alineados dos delanteros centro.

España ha jugado durante mucho tiempo con falso nueve, posición que desempeñó en varias ocasiones Cesc. Ayer, el seleccionador se atrevió a poner en práctica un Plan B con la alineación de dos delanteros de oficio: Diego Costa y Alcácer. Éste se escoró y se mostró peligrosísimo en el área. Costa se empeñó en batir al portero adversario y, al fin, lo logró. Fue el delantero peligroso, que incordia, que tiene que tener doble vigilancia porque no se le puede conceder un palmo de terreno. Intentó el gol repetidas veces y llegó un momento en que parecía condenado a mantener la ansiedad. Al fin, se apuntó el primer tanto con la selección y, probablemente, ello le facilitará padecer menos nervios.

La selección se enfrentó a un equipo de inferior categoría y era previsible que ello condujera a un resultado satisfactorio. En los cuatro encuentros amistosos precedentes nunca se había conseguido la goleada y anoche llegó. El adversario no sirve para establecer conclusiones. Se notó mejoría con Silva más libre para deambular por el centro del campo en lugar de estar constreñido a la banda derecha y, aunque se siguió padeciendo la ausencia de un sustituto de Xavi Hernández, lo que será nota característica durante mucho tiempo porque no parece fácil que encuentro sucesor con prontitud.

Del Bosque ensayó en la segunda mitad una banda izquierda con Jordi Alba atrás y el debutante Bernat por delante. Ambos han nacido en la defensa y mantienen su espíritu de extremo. Bernat debutó con éxito ya que se encontró con la oportunidad de marcar y lo hizo.

De Gea, el sustituto de Casillas, estuvo seguro en todas sus intervenciones. Es el guardameta del futuro y es menester seguir dándole confianza. Casillas, historial fantástico, está camino de la suplencia. Hacia el final se han dirigido jugadores muy importantes en el mundo y él no podía ser excepción. Verbigracia: Di Stéfano, Kubala, Wilkes, Maradona y Bobby Charlton por poner unos ejemplos. Él siempre estará en la orla de los grandes guardametas españoles.

Sobre el autor de esta publicación