2-1, y Casillas de portero

Sin novedad en el frente. Once inicial todos mundialistas de Brasil. Al descanso, 1-0, y Casillas de portero. El primer tanto eslovaco fue un fallo garrafal suyo. En el segundo tampoco estuvo iluminado. Tenía obligación de reivindicarse y regresó a Brasil. España perdió contra Eslovaquia a pesar de que hizo un esfuerzo de quince minutos en el segundo tiempo y consiguió el empate con la jugada de Alba que Paco Alcácer convirtió en gol y volvió a acreditarse como hombre de área. No ocurrió lo mismo con Diego Costa: sexto partido y cero goles. No le va la selección.

Ni toque ni contragolpe. Juego que tampoco es mixto. Los eslovacos tienen en su haber como gran conquista el haber ganado en Ucrania. Del Bosque, curándose en salud, había anunciado que los eslovacos tienen jugadores interesantes, Skartel, el ex españolista Weis y el goleador Kucka. España puso sobre el césped un equipo teóricamente garantizado. Pero sin chispa. Con modorrez.

Eslovaquia marcó y se dedicó fundamentalmente a defender su área. Diego Costa encontró un balón para rematar de cabeza y sin final en las mallas, Iniesta chutó desde fuera del área y Albiol en jugada embarullada, en un córner, estuvo a punto de marcar pero envió el balón por encima del larguero. El guardameta eslovaco defendió el cero con dos paradas en la misma jugada. Fueron los momentos más lúcidos de los españoles.

Contra las barreras hay que buscar las bandas. Juanfran y Silva entraron en combinación algunas veces, pero no se llegó al gol. Jordi Alba no está como en sus mejores días y el fútbol de la selección no tuvo mando, orden persistente y jugadas en las que penetrar por la nutrida defensa de los anfitriones. Y dicho esto conviene tener en cuenta que los artistas no recitaron bien el cantable de la obra. En el centro del campo, Busquets no apareció pletórico, Koke lo intenta y Cesc lo mejor fue el pase a su compañero del Chelsea, Diego Costa. Iniesta lo intentó aunque su mejor aportación fue un disparo a puerta.

Faltó garra. Faltó más ímpetu. Los jugadores españoles no se hallaron. El cambio con respecto al Mundial no existió. No ha habido revolución y tampoco tiene visos de gran futuro la evolución. Del Bosque decidió a la desesperada al retirar a Albiol, Juanfran y Silva para dar entrada a Pedro, Alcácer y Cazorla. A éste le tocó jugar de lateral derecho y en el segundo tanto eslovaco no tuvo oficio para cerrar el remate de Stoch. Y Casillas se movió como pato mareado. Grave fue lo del primer tanto. Se va a quedar sin nadie que le escriba.

Sobre el autor de esta publicación