El Athletic preocupa en San Mamés

El Athletic Club está participando en la Liga de Campeones y en el nuevo estadio de San Mamés hay angustias por el campeonato de Liga. El Athletic está en los puestos de descenso. A comienzos de temporada tal posición no es para lamentos y rasgado de vestiduras aunque es preocupante el juego del equipo.

La política bilbaína de sujetarse a la cantera aunque con pecadillos como contar con el territorio propio de Navarra, y saltar el Bidasoa, se encuentra habitualmente sujeto a lo que sale de Lezama. Cuando además se pierde a jugadores como Javi Martínez, Ander Herrera y Fernando Llorente se pierde potencial y en el presente caso de manera muy importante.

El actual presidente, Yosu Urrutia, que fue jugador del equipo, debe saber hasta qué punto es peligroso emprender la participación en tres competiciones sin tener banquillo para cubrir eventualidades o simplemente conceder descansos. El elenco del Athletic no da para muchas rotaciones porque se pierde potencial cuando faltan algunas de las piezas clave.

Ha habido algunos años en que se ha tenido que sufrir porque los nuevos futbolistas han tenido que aguardar algún tiempo para tener las debidas condiciones deportivas para participar en Primera. Los equipos que suben al primer equipo a varios futbolistas tienen que aguardar un tiempo para que den el resultado esperado, pero este no parece el caso del Athletic porque mantiene la estructura de la pasada campaña. Dar oportunidades a novatos tiene riesgos. Le ocurre a la Real Sociedad cuando hay un bloque muy renovado.

Es lógico que en Bilbao no se pierda la paciencia rápidamente porque hay mucho tiempo por delante para mejorar la situación. Lo preocupante fue la imagen que dio en el Bernabéu. El entrenador lleva varios partidos haciendo modificaciones en el sistema y en la alineación. La parada de la Liga, probablemente, le servirá para rectificar. El haber tenido que comenzar la temporada jugando la clasificación para la fase de liguilla de la Liga de Campeones tal vez ha sido grave inconveniente. Al equipo se le notan flojeras físicas.

Sobre el autor de esta publicación