Ancelotti juega a las adivinanzas

Carlo Ancelotti está en su derecho de jugar a las adivinanzas. Aunque en la alineación está orientando sobre quienes han de ser titulares mantiene alguna duda. Por ejemplo, deja a Carvajal en el banquillo pese a sus buenas actuaciones y da entrada a Arbeloa, que no es precisamente el más idóneo para el puesto y acaba por recurrir a él.

Ha vuelto a contar con Casillas a quien parece que ya han levantado el castigo y justamente es el momento en que no se muestra tan seguro como antaño. Ayer, por ejemplo, hizo dos salidas por alto impropias de un jugador como él. En el gol anulado al Córdoba falló lamentablemente.

En la delantera no hay posibilidad de alternar jugadores porque Bale, Benzema y Cristiano son intocables. Donde hay que comenzar a pensar que el entrenador está empezando a decidir es en el centro. El club no ha sabido mantener a Di María, uno de los tres jugadores más importantes de la plantilla, y ello ha llevado a mantener a James en la zona, que no es la suya, pero hay que darle presencia puesto que ha costado 80 millones. Hubo que sustituirle por Isco porque no se hallaba. Khedira, hasta hace pocos días condenado a la emigración. Reapareció para fortalecer al conjunto  al que el Córdoba amenazaba con el empate. El segundo tanto lo marcó el Madrid en el minuto 90.

Lo que puede ser gran adivinanza es la situación de Xabi Alonso. Éste ya acabó la pasada campaña cuesta abajo y con el Mundial  y comienzo de la presente campaña tampoco ha logrado enmendarse. Kroos es jugador que en estos momentos aporta más. Para que ello se constate es necesario jugar sin Xabi que le resta protagonismo.

La reaparición en el Bernabéu tras la derrota en la Supercopa de España no fue partido que entrañara grandes dificultades, pero el equipo cordobés las aportó. El Córdoba, recién ascendido, ha de luchar por mantenerse en Primera. Ante el Madrid se comportó como equipo que  presentará batalla en cualquier campo. Será su mejor arma.