Sin Cristiano vale menos

El Real Madrid es uno con Cristiano y otro sin él. Cuando ataca y el balón puede ir a los pies del portugués cunde el pánico y hay que defender el área con ahínco. El Atlético era uno con Diego Costa y es otro sin él. Cristiano no tiene posible reemplazante y de ello se ha de resentir el equipo cuando no esté en el campo. Sucedió contra el Atlético en la noche del martes.

En los minutos en que su presencia podía ser providencial para conseguir la victoria la lesión que padeció dejó a su equipo en inferioridad. Mandzukic no tiene pinta de ser el sustituto de Forlán, Falcao o Diego Costa, pero el Atlético suple cualquier carencia con el espíritu combativo que le ha llevado a ser campeón de Liga. Mandzukic no parece uno de sus antecesores, pero si posee grandes virtudes futbolísticas y tal vez la que más cuadra con el Atlético es su espíritu combativo.

El Madrid tiene un problema en su composición. Fichar a James por una millonada es para que juegue y si se le deja en el banquillo no parece política adecuada. Prescindir de Di María al que parece que encima se le quiere traspasar es erro muy grave. El Madrid, cada vez que tropieza con un equipo bien armado atrás, recurre a Di María quien tiene suficiente habilidad para romper las barreras contrarias y proporcionar ocasiones de gol a sus compañeros.

Las dudas también están más atrás. Casillas aún no ha recuperado su estado de forma que le hizo famoso e imprescindible. La suplencia le ha dejado huella y tener ahora detrás la amenaza de Keylor Navas tampoco le ayuda a jugar a su nivel. Tampoco contra el Atlético mostró su impecable seguridad. Juega con dudas.

El Madrid en el centro del campo presenta excesivas complicaciones. Afortunadamente para Ancelotti, no es por escasez de jugadores de gran nivel. El problema está en que para mantener a Xabi Alonso se recorta el poder de Kroos y Modric. Y consecuentemente, para jugar en el cuatro- tres-tres, en la zona media, además de Khedira e Illarramendi, hay que relegar a Kroos o Modric y Di María. Peor sería no disponer de figuras de esta talla.