No hubo tongo en el Alemania-USA

No hubo tongo entre Alemania y Estados Unidos. El empate les bastaba a ambas selecciones para clasificarse. Ganaron los germanos, se impuso la deportividad y también pasaron las dos. Portugal hizo el último esfuerzo y venció a Ghana, pero confirmó su eliminación. Los portugueses ganaron gracias a un autogol de Boye y a un regalo de Dauda, portero ghanés que permitió a Cristiano marcar un tanto y no salir de Brasil con el casillero a cero.

Tras el partido en Gijón entre Alemania y Austria en el Mundial español del 82, la FIFA decidió cambiar una de las normas de la competición y con ella obligar a que dos encuentros que tuvieran relación con la clasificación se jugaran al mismo tiempo. Así sucedió ayer. En el 82, alemanes y austriacos protagonizaron el vergonzoso empate que les clasificaba. Fueron noventa minutos en los que se escenificó un vergonzoso pacto de no agresión.

Ayer, el pase de Alemania estaba asegurado, pero Estados Unidos podía quedar fuera si perdía y ganaba Ghana. Portugal lo tenía más complicado porque, además de vencer, necesitaba recuperar la diferencia de goles que pesaba en su contra. No hubo enjuague entre germanos y estadounidenses y Ghana tuvo a un gol su pase y acabó perdiendo. Si Portugal hubiera aprovechado las varias ocasiones que tuvo en el cuarto de hora final tal vez habría conseguido su propósito.

Cristiano Ronaldo, que había tenido dos actuaciones lejos de su categoría profesional, contra los ghaneses jugó mucho mejor aunque no anduvo muy acertado en los remates. El tanto que marcó fue un regalo en bandeja que le pudo el guardameta contrario. El portugués se ha ido del Mundial sin haberse acercado a las actuaciones goleadoras de Neymar y Messi con quienes iba a disputarse la calificación de mejor jugador del torneo.

En los primeros partidos acusó los problemas de rodilla y en la jornada final se atrevió más. Desde el punto de vista madridista la eliminación es alivio porque ello le permitirá tener mayor descanso y, consecuentemente, más tiempo para recuperarse de la dolencia que le ha mermado en los dos últimos meses.

Los dos conjuntos ibéricos han salida de Brasil por la puerta de las derrotas. A Portugal, al menos, le cabe el consuelo de decir que ha sumado un punto más que España.

Sobre el autor de esta publicación