Neymar, Messi y Cristiano, tres tras el 1

Ayer tocaba presenciar el espectáculo de la jornada inaugural para la que Brasil había puesto en escena sus deseos de complacer al mundo con los tres apartados que considera fundamentales en su pedigrí: naturaleza, música y fútbol. Las dos primeras páginas tienen fundamento. La tercera es, de momento, historia. Tiene que divertir al pueblo para que, al menos momentáneamente, olvide los problemas que le han llevado a llenar las calles en multitudinarias protestas.

El fútbol ya está impreso en su cultura y este año necesita ganar el campeonato para justificar los inmensos gastos de su montaje y tapar los desacatos de los organizadores, que en algunos casos, no han sabido gestionar la construcción de las infraestructuras y han permitido enriquecimientos varios.

El mundo va a estar pendiente de los mejores equipos aunque en primera fila estarán desde el comienzo el brasileño Neymar, el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo. Los tres se juegan el podio del Mundial. En España, preferentemente, se va a examinar partido a partido a cada uno de ellos, tres grandes protagonistas del campeonato.

De Neymar hay opiniones contradictorias. Necesitará triunfar plenamente con su selección para justificar el desorbitado fichaje que ha costado hasta la deserción a toda prisa el ex presidente Sandro Rosell. Neymar ha protagonizado grandes atisbos. Plenitud ha habido menos. Se esperaba más de él. Ahora, se le concede el beneficio de la duda. La incógnita debe despejarla con su selección.

Messi aspira a ser el mejor y, sin embargo, ha de ganar un Mundial para comenzar a equipararse con Maradona. En la recientemente acabada temporada no se le ha visto como antaño. Ha dado un bajón y ello ha repercutido en sus compañeros. Necesita llevar a Argentina a la final para que en su país acaben creyendo que lo que se dice en Europa no es exageración.

Cristiano es el tercer hombre aunque sin música de Anton Karas. Este año ha estado por encima de los citados. También, como ellos, ha padecido lesiones a final de campaña. Al trío se le ha exigido desde el primer día y la competencia entre Messi y Cristiano por el Balón de Oro y a bota del mismo metal les ha llevado a una participación exagerada que se ha traducido en problemas físicos.

Los tres precisan acabar siendo el número uno. Las apuestas ya han comenzado.

Sobre el autor de esta publicación