Diego Costa podrá tener pareja con falso 9

Diego Costa tiene que jugar. Por encima de las consideraciones deportivas están las morales. Después de haber elegido a España, Del Bosque no puede dejarle en el banquillo. Constatada la alineación del jugador del Atlético se mantiene la posibilidad de seguir especulando sobre cuál puede ser el equipo que debute contra Holanda. Pese a Diego Costa se mantiene la posibilidad de que Cesc haga el papel de falso 9. Parece contradicción y no lo es. El barcelonista siempre ha gustado al seleccionador y en él ha confiado para misiones que otros no habrían desempeñado con tanta precisión.

De la misma manera que Del Bosque siempre que ha podido ha optado por Cesc también ha necesitado poco para convertir a David Silva en suplente. Por lo visto en los últimos partidos amistosos, el jugador más en forma de la selección es el canario. Con él en el césped el equipo cambia. Se junta muy bien con Iniesta y entre ambos conducen el ataque con más peligro.

David Villa hizo los dos goles que valieron la victoria ante El Salvador y no obstante, pese a que también es de los jugadores que forman parte del núcleo duro de la lista, en lo que se refiere a los quereres del técnico, podría quedar fuera de la alineación titular.

Tal vez el cambio más notable sea el de convertir a Javi Martínez en la pareja de baile de Sergio Ramos en el centro de la defensa. Con ello quedaría fuera del conjunto Piqué, que ha terminado la temporada lesionado y no parece que esté plenamente recuperado. La oportunidad de colocar a Javi Martínez no es brindis al sol. El jugador se ha adaptado bien al centro de la zaga y tiene menos espíritu loco que Ramos y Piqué a quienes gusta ir al ataque sin pensar demasiado en el hueco que dejan atrás. Javi es hombre más disciplinado y cubre ausencias con gran sentido de la buena colocación defensiva. Es hombre idóneo para cubrir los pasillos de seguridad.

Del Bosque mantendrá la duda hasta el momento de salir al campo. No suele ser partidario de pregonar el equipo con el que cuenta. Alinear a Cesc y relegar a Villa no sería sorpresa. Sería grave error prescindir de Silva.

Sobre el autor de esta publicación