El Mundial es mercado persa

La selección española de fútbol está en Washington en espera de su partido amistoso ante El Salvador, última confrontación antes del Mundial. Hace años, en 1980, durante la Eurocopa que se disputó en Italia, la concentración española se convirtió en un mercado persa. Varios futbolistas tenían ofertas para cambiar de club y en el equipo había más preocupaciones por el futuro que por el presente. Si mal no recuerdo, nos eliminó Bélgica. Ahora, en vísperas del Mundial también hay jugadores sobre quienes se especula. Son varios los que están en el punto de mira de clubes europeos.

El barcelonista Cesc Fábregas parece que tiene todos los boletos vendidos para que le toque el gordo de la vuelta a la Premier inglesa. Allí fue cuando era niño y de allí volvió hecho un gran profesional. Ahora, parece que tiene cerca el billete para el regreso.

Al Atlético tras la gran campaña que ha protagonizado no es de extrañar que lluevan las ofertas. Al margen de Courtois, que es belga y no está con Del Bosque, Juanfran y Koke son bien vistos por clubes foráneos. La gran oferta, sin embargo, es la que afecta a Diego Costa. El hispanobrasileño parece recuperado de su lesión, lo que ha causado alegría en el equipo técnico de la Roja. En su cabeza puede estar tanto como la preocupación muscular, su futuro que se aventura inmediato. Los 35 millones de euros que podría ingresar el club sería una operación tan rentable como la anterior con Falcao. El Atlético está teniendo la fortuna de comprar barato y vender caro. Aunque esta temporada volverá a tener grandes ingresos por la Liga de Campeones, traspasos como el de Costa ponen el presupuesto de la entidad en franquía. Lo que no ocurría hace unos años.

No son los únicos nombres que se barajan. Tampoco está claro el porvenir de Pepe Reina. Está feliz en el Nápoles, pero depende del club inglés que lo tiene cedido. En Madrid, las especulaciones sobre el futuro de Casillas y Diego López no cesan. Hay quienes afirman rotundamente que uno de los dos tendrá que salir. Sucede que ninguno tiene voluntad de viajero. Casillas no puede soportar por más tiempo su posición en el Madrid. Titular en la selección y reserva en su club, con apariciones esporádicas en Liga de Campeones y Copa del Rey, no parece acorde con su categoría profesional. A Iker le denominan “el santo”, pero el santo Job es Diego, que ha soportado con resignación cristiana la constatada animadversión del Bernabéu y los medios informativos. Durante el Mundial, Iker será objeto de más de un rumor sobre su provenir.

El caso de David Villa parece que ya está confirmado. Ha aceptado una oferta para ir a jugar a Nueva York donde se pretende relanzar el fútbol. Hace años lo intentaron contratando viejas glorias como Pelé y no cuajó. Ahora están de nuevo en la operación de grandes fichajes. Los veteranos ilustres tienen hoy abierta la posibilidad de conseguir su último gran contrato en Estados Unidos o los países árabes. El barcelonista Pedro Rodríguez también ha figurado en las listas de posibles salidas del club pese a tener gran consideración en el Camp Nou.

El Mundial es ocasión propicia para la revalorización de valores. Más de uno suele salir del campeonato con mejores perspectivas contractuales. Todos los grandes pescadores de valores estarán en Brasil.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.