España, contra antecedentes negativos

Nunca ninguna selección nacional europea ha sido campeona del mundo en América. Brasil, la supercampeona, perdió su primer posible título en casa, frente a Uruguay, en 1950. Sólo Brasil ha triunfado en dos campeonatos consecutivos. España ha de luchar por romper dos de los antecedentes que, en teoría, le son adversos. Pese a ello ha vuelto a crecer el optimismo. Aunque contra Bolivia no se pudieran festejar grandes sensaciones, los recientes títulos han hecho creer en la posibilidad de que se renueve el mundialista.

En Brasil creció la teoría de que tras los triunfos del 58, en Suecia, 62 en Chile y 70 en México, su caída en los torneos del 66, 74, 78 y 82, se debió al hecho de que sus principales figuras habían comenzado a emigrar casi en masa. Con Pelé como símbolo los mejores se mantuvieron en los grandes clubes del país. La expatriación creó la historia de que los futbolistas cuando regresaban a Brasil estaban contaminados por los conceptos del fútbol europeo y ello les privaba del estilo tradicional.

El fútbol actual es más global y los estilos se mezclan. Nadie pierde su identidad. Por ello, pensar en el hecho de que va a ser perjudicial para España participar con tal número de jugadores instalados en otras ligas es erróneo. En realidad, la mezcla beneficia porque se adquieren nuevos y buenos hábitos. Hay enriquecimiento general.

Para La Roja, el problema no va a residir en el ensamblaje porque, afortunadamente, no se ha perdido dados los muchos partidos que los seleccionados han jugado juntos, sino en el estado físico con que comiencen y se desenvuelvan con el transcurrir de los partidos. Los muchos partidos en las dos competiciones nacionales y las europeas causan microlesiones de las que hay que reponerse. Y todas no se manifiestan palmariamente.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.