Del Bosque, con su plana mayor

Vicente del Bosque no ha defraudado. No le importa morir con las botas puestas. Se ha inclinado por su plana mayor, por la vieja guardia, por quienes participaron en los triunfos de Eurocopa y Mundial. La gran novedad, la que se esperaba, ha consistido en aguardar hasta los minutos de prolongación del partido para decidir la convocatoria de Diego Costa. La selección de éste jugador era obligación moral. No se le podía dejar en tierra a poco que los médicos pronosticaran que puede estar útil para el servicio. Su nacionalización era más que meritoria teniendo en cuenta que el campeonato se disputa en su país.

Nuevo en la plaza, solamente hay uno: el guardameta De Gea. Es el único que aún no ha debutado. De los catecúmenos, Azpilicueta y Koke, ya se puede decir que en sus primeros paseíllos han satisfecho a la afición. El elenco mundialista tiene aspectos que merecen comentarios.

Torres, Villa y Costa son los tres delanteros elegidos. Se han quedado fuera Llorente y Negredo. Hay razones sobradas para sospechar que Del Bosque acabará por contar con Cesc en el papel del llamado falso 9. En Sevilla, ante Bolivia, ya sucedió. Primero jugó Torres y luego salieron a escena Iniesta, Silva y Cesc y el fútbol fue distinto.

Con Costa y Torres se exige fútbol al contragolpe. Villa es de parecidas características aunque con la variante de entrar en el área por la zona izquierda. A Costa se le pueden fundir los plomos en cuanto el equipo comience a tocar y tocar. En estas condiciones lo normal es toparse con un equipo encerrado en su parcela y Costa no es futbolista que se luzca en las paredes tan reiterativas como practica el equipo nacional. Precisa espacio para correr.

En Nervión, Del Bosque dio oportunidad a Iturraspe y Alberto Moreno y a ambos les felicitó y les dio la boleta porque no cabían en el conjunto. El descartado de última jora fue Navas que no se ha recuperado de la lesión que le apartó en la parte final del campeonato inglés. Tampoco tuvo lugar en la lista el defensa madridista Carvajal que parecía destinado al viaje. Del Bosque se ha inclinado por tres laterales, Juanfran, Jordi Alba y Azpilicueta con la particularidad de que éste último puede alternar las bandas. Para cubrir problemas en estas zonas siempre se puede recurrir a Albiol.

La defensa está suficientemente nutrida porque para menesteres de este tipo porque también se cuenta con Javi Martínez. Tal vez una de las sorpresas sea la llamada de Villa que no ha tenido brillantez en las dos últimas campañas. Cuenta en su haber el ser el máximo goleador de La Roja.

Al final, a Brasil viajan, fundamentalmente, los de siempre. Pocas novedades. Gran experiencia. Lo más importante del amistoso con Bolivia fue comprobar que Cesc, Iniesta y Pedro están más vivos que en el Barça. Además, el manchego volvió a demostrar que también se puede marcar desde fuera del área. Es fórmula a usar cuando las paredes ante el frontón no resuelven gran cosa. La selección, aunque casi “la B” ante, estuvo en el orden establecido desde hace tiempos incluso en la conquista de títulos: poco gol.

Sobre el autor de esta publicación