Dudas sobre el futuro de Messi

El Fútbol Club Barcelona le ha renovado el contrato a Lionel Messi y, sin embargo, hay inquietud con respecto a su futuro. De una parte, hay quienes comienzan a considerar que ya ha llegado a su cima y de ella no pasará. Más aún, lo normal es que comience a descender y síntomas de ello ya ha habido. Los más pesimistas consideran que físicamente ya no volverá a tener la frescura de años atrás. El lastre físico le impedirá volver a encandilar como lo hacía.

Hay biempensantes creen que la renovación del contrato sirve para potenciar su imagen y revalorizarlo en el mercado. Puede sonar a herejía que se llegue a considerar la posibilidad de traspasarlo al Paris Saint Germain. Seguramente, si el club se planteará públicamente tal posibilidad en el Camp Nou habría revolución, protestas de todo tipo y al presidente lo pondrían a pan pedir. Hasta se piensa que acabaría dimitiendo porque no hay todavía muchas gentes que entiendan que el gran negocio sería venderlo.

De momento, ya han surgido rumores sobre el futuro del jugador lo que, en ocasiones, es síntoma de que el futuro se nos puede venir encima. El propio Messi ya ha puesto un mensaje en que dice que si no siente el cariño del club podría estar dispuesto a marcharse. A Messi le han surgido las dudas y si él mismo, aunque declara amor al club, cree en la posibilidad de un traspaso, es que en su entorno ya han surgido comentarios de esta índole.

Hablar de este asunto hace un par de semanas se podría haber interpretado que desde Madrid se pretendía desestabilizar al Barça. Nada más lejos de mi intención, ni antes ni ahora. En Barcelona se habla de ello y cuando tal sucede es porque alguien ha lanzado el cable. El jugador no ha dicho que no. No se ha negado rotundamente a salir del Camp Nou. Ya ha dicho algo que puede ser tenido en cuenta. Si deja de sentir el cariño de siempre meditará sobre su futuro.

Hoy por hoy, una directiva que simplemente estudie la posibilidad del traspaso de los 200 millones de euros se arriesga a no poder tomar asiento en el palco. Habría que tener mucho valor para tomar decisión tan traumática. El problema está en que después podría ser tarde. Lo que vale hoy el jugador podría suceder que no fuera lo mismo dentro de un año.

Se le ha acusado de reservarse para el Mundial, pero ello es falacia. Ha intentado ganar como siempre y no lo ha conseguido. El drama que presienten algunos barcelonistas de pro es que ha querido y no ha podido. Su cuerpo no ha dado para más.