Madrid y Atlético, ni clasificados ni eliminados

Madrid y Atlético no están eliminados y tampoco han asegurado su pase a la final de la Liga de Campeones. El Madrid parecía destinado a caer ante el Bayern y, con fortuna, salvó el primer partido con victoria. Fue mejor el equipo alemán y no supo obtener marcador favorable para el partido de vuelta. El Atlético tenía la mayoría de pronósticos a favor y el Chelsea, que hizo gala de la más detestable de las maneras de jugar al fútbol, regresó a Londres con empate que le coloca en mejor condición de las que se le aventuraba.

Bayern y Atlético salieron dispuestos a ganar y para ello exhibieron sus mejores armas en lo que se refiere al control del juego, al manejo del balón y el constante asalto al área contraria. Simeone se encontró con el planteamiento más rácano del fútbol inglés y sus jugadores no supieron encontrar el hueco por el que batir al guardameta contrario.

El Bayern llegó al Bernabéu y se supone que iba a tomar alguna precaución porque enfrente tenía un gran conjunto plagado de figuras internacionales. Hasta Cristiano reapareció para ayudar a sus compañeros tras unos días de recuperación de lesión de rodilla. Bale que estuvo con fiebre en las vísperas, acabó en el equipo para intentar aumentar la ventaja.

Pep Guardiola, que nunca había perdido en el Bernabéu, no varió su sistema por el hecho de ser visitante y hallarse frente a adversario tan importante. Quería ganar y para ello hizo cambios en el equipo para refrescarlo y luchar por la victoria o el empate, hasta el final.

Ancelotti no buscó mantener la mínima diferencia porque sabe que ella puede ser insuficiente en la eliminatoria. El Atlético dominó siempre al Chelsea porque Mourinho no buscó otra estrategia que la de defensa a ultranza. El Bayern no fue superior porque el Madrid se aculara voluntariamente, sino porque sus jugadores no lograron equilibrar el juego más que en algunos pocos minutos.

En ocasiones, se analiza el juego desde el punto de vista de uno de los contendientes. El Atlético no venció porque el Chelsea, a su manera lo aherrojó. El Madrid, pese a la victoria, no fue superior al Bayern, pero fue porque éste no le concedió ventajas. Todos los equipos juegan de acuerdo con sus fuerzas y de las que interpone el adversario.