El público indultó al Barça

En dos minutos por no decir un instante, consiguió el Barça derrotar al Athletic Club. Regresó al Camp Nou tras la eliminación en Liga de Campeones y derrotado en la final de Copa por el Madrid. Los dos equipos de Madrid le mojaron la oreja. La vuelta a casa se esperaba con morbo en el ambiente. El público culé demostró ser agradecido y a quienes les han regalado tantos triunfos, pese a las últimas derrotas, les aplaudió. Para Messi hubo indulto total. Sólo hubo algunos pañuelos y pitos cuando el equipo bilbaíno marcó su gol. La remontada fue a la épica. No al estilo del equipo.

El Barça tenía ayer la coartada de las muchas bajas que padece. Ciertamente sin Valdés, Puyol, Piqué, Jordi Alba, Neymar y Busquets la potencialidad del conjunto es muy inferior. Además, en los últimos partidos, Messi había estado desaparecido sin entrar en combate. Demasiadas ausencias para dar alguna satisfacción al socio, que, encima está escandalizado por los problemas por el fichaje de Neymar, la dimisión de Sandro Rosell y el enrarecido ambiente del entorno. Y en las gradas ha habido más deserciones que nunca. Esta vez sí compareció Messi con el gol de la victoria que remachó el obtenido por Pedro.

El Athletic Club no era el mejor adversario para una merienda de pascua. La mona podía se indigesta y el juego, que tuvo intensidad y momentos de grandes emociones, distinguió a los porteros por encima de los demás. Pinto detuvo dos remates con perfume de gol y Gorka Iraizoz, en el primer tiempo, hizo cuatro paradas que pudieron haber decantado la balanza hacia el lado barcelonista. El público brindó gran ovación a Aduriz pesar de que su espectacular remate de chilena se estrelló en un poste.

La jornada entre los aspirantes comenzó con la victoria del Atlético de Madrid, que mantuvo el liderato aunque en las últimas confrontaciones ganó con apuros. Al Villarreal lo hizo con un gol ilegal y al Elche lo doblegó en los últimos minutos. Pero no ceja en su empeño y cada semana se acerca más al título.

El Madrid descansó porque le aguarda Liga de Campeones y le han aplazado el partido liguero a mayo, por lo que la clasificación en estos momentos es irreal. El Atlético aunque hay momentos en que parece cansado, también da la impresión de que piensa en la semifinal europea con el Chelsea por delante. La solución del campeonato de Liga está por llegar. Si el equipo colchonero no baja la guardia en ningún momento llegará primero a la meta. El Madrid necesita el error de su adversario capitalino para ser campeón y el Barça, el de los dos.