En Mestalla también perdió La Roja

Ganó el Madrid la Copa del Rey y tal éxito debe celebrarse moderadamente porque también perdió La Roja. La caída del Barcelona en Liga Campeones, copa española y presumiblemente en Liga, no es para que la masa se sienta reconfortada. Con el fin de la etapa gloriosa del Barça es lógico pensar que la selección española no está en condiciones de ganar el Mundial. La base de La Roja está agotada física y mentalmente.

Puyol ya no está para grandes eventos y por lo que parece tampoco para pequeños. Su baja en el centro de la defensa significa algo más que un jugador excelente. Es su espíritu luchador, el que animaba a sus compañeros. Siempre recordaremos aquél gol de cabeza que impulsó hacia el triunfo. Era la máxima representación del coraje. Piqué, su pareja de baile, al margen de la lesión actual hecho circunstancial, no ha sido esta campaña el jugador brillante, rápido y perfecto manejador de la pelota desde atrás.

Iniesta sigue teniendo valedores, pero me temo que en ello hay cierta querencia al recuerdo del gol mundialista. Como además es manchego y no catalán siempre tiene quien le escriba. Sin embargo, Iniesta no es el de antaño. No pasa de la docena de buenos partidos en la temporada. Y ello, independientemente del hecho estúpido de que Tata Martino lo sustituya sin razón.

Cesc Fábregas era la solución para jugar sin centro delantero auténtico. El falso nueve está ahora en almoneda. No ha tenido ninguna brillantez en la presente temporada. Sus mejores actuaciones han sido muy esporádicas. No está para ser titular en el equipo nacional.

Sergi Busquets también ha bajado considerablemente. No es jugador de grandes cualidades técnicas y en el caso de futbolistas de su estilo, cuando las condiciones físicas no son óptimas, el rendimiento baja sensiblemente.

Xavi Hernández ha sido la batuta de la orquesta tanto en su equipo como en la selección. Los años han hecho mella en él. Es lógico que así sea porque para manejar el equipo es imprescindible tener frescura en las piernas. En la mente aún la tiene, pero ya no está para mantener la dirección con la brillantez de años anteriores.

Con el tono gris barcelonista coincide Pedro. Aunque en la presente temporada ha tenido alguna actuación extraordinaria, la parte final del campeonato la ha jugado muy lejos de su conocida habilidad para abrir las bandas y llegar al gol.

Jordi Alba ha pasado por una lesión que lo ha tenido sin jugar unos cuantos partidos y en su reaparición cuando que querido mostrar su velocidad y capacidad para llegar al área contraria se ha vuelto a lesionar.

El Barça que aún se hará la ilusión de ganar la Liga, tal vez necesitaría reposo. Quizá Vicente del Bosque tenga que dedicar a estos futbolistas un plan especial de preparación física y psíquica antes del Mundial por si aún se puede contar con ellos.

Desafortunadamente, el flamante Campeón de España no aporta tantos jugadores fundamentales a La Roja. Sergio Ramos es titular indiscutible y está en gran momento, lo que no puede decirse de Xabi Alonso, quien tampoco luce como tiempo atrás. Isco puede y debe ser una opción aunque para tal puesto existen otros futbolistas más experimentados. La selección es un enfermo con mala cara.