La final, con incógnitas personales

La final de Copa el Rey tiene incógnitas personales por encima de la propia del título. Al madridismo le preocupa el estado de Cristiano sobre cuya lesión ha habido cierto oscurantismo. Al barcelonismo lo tiene en ascuas el futuro de Tata Martino. El Madrid necesita saber hasta cuándo tiene que descansar Cristiano para que pueda acudir a la eliminatoria de Liga de Campeones con plenas garantías físicas. El Barça se pregunta qué determinaciones tomara su entrenador para partido tan importante. Las bajas no las ha sabido suplir del modo que los aficionados hubieran considerado más oportuno.

Ancelotti sólo tiene que decidir el modo de sustituir la ausencia de Cristiano. Pese a ello, seguirá contando con la efectividad del resto de la plantilla que puede competir a altísimo nivel. La principal ventaja madridista coincide con el principal inconveniente del equipo barcelonés.

El equipo de Martino no puede contar con el su mejor portero y en la defensa, además de la muy sensible baja de Puyol cuya retirada parece irremediable, no tiene a Piqué en condiciones óptimas. Si Bartra tampoco puede reaparecer tendrá que componer una zaga totalmente imprevista aunque esta vez quizá le valga la fallida experiencia de Granada y opte por colocar a Adriano en el centro de la zaga, con Jordi Alba a la izquierda con el fin de que Busquets recupera su puesto natural. Seguir empecinado en colocar a Alexis por encima de Pedro empieza a ser insoportable para el barcelonismo. La mayor incógnita, con todo, reside en el papel de Messi.

El astro argentino lleva unos partidos en que no está y ello desespera. Que camine en lugar de correr empieza a ser sospechoso. Parece inmerso en un supuesto comité de no intervención con el fin de que Martino pierda el pequeño prestigio que aún conserva.

El Madrid con Di María, impulsor del mejor ataque, con Isco que ha vuelto a cobrar protagonismo, la importante aportación de Benzema delante y la irrupción siempre peligrosa de Bale, puede resolver la final con menos problemas de los que habría tenido tiempo atrás incluso con Cristiano.

Sobre el autor de esta publicación