Goleada del Madrid y eliminatoria sentenciada

Las coronarias de los seguidores del Real Madrid no corren peligro. El equipo no les causa sobresaltos. Desde que salta al terreno de juego se le supone ganador. En ocasiones, ni siquiera aguarda al término de la primera parte para sentenciar el encuentro. Ocurrió anoche en Gelsenkirchen ante el Schalke 04. Goleó con facilidad y se ganó la clasificación para cuartos de final. Hubo poco sufrimiento. Afortunadamente.

El Madrid ha padecido larga crisis ante los equipos alemanes hasta el punto de haber ganado sólo una de veintiuna visitas. Ni siquiera la famosa ‘Quinta’ fue capaz de sentar cátedra en los coliseos germanos. Los de la ‘Quinta’ tuvieron mayor pavor ante los alemanes desde el día en que en el Bernabéu jugó con ellos Stielike. Éste dejó entre sus compañeros la creencia de que todos sus compatriotas eran como él. Pero antes, durante y después, los madridistas tuvieron graves problemas en los partidos europeos en los campos de la Alemania que entonces era sólo Federal. Uno de los mayores bochornos fue en Kaiserslautern. Perdió dos veces por 5-0.

Se acabó lo que se daba. Tal vez el Bayern pueda crearle problemas al Madrid. El resto de los equipos germanos están por debajo. Anoche tardó trece minutos en marcar. Lo hizo Benzema. En el 21, Bale hizo jugadón de los que justifica los cien millones y todo quedó sentenciado. Más que por los dos tantos por la inferioridad de los anfitriones cuya defensa parecía dispuesta a dar más facilidades todavía. Ante los madridistas tal vez la mayoría de zagas pueden quedar en evidencia.

Los jugadores el Schalke de haber podido habrían pedido al árbitro que pitara el final media hora antes de lo reglamentado. Fue demasiado sufrimiento seguir recibiendo goles y viviendo nuevas ocasiones de peligro en su portería. Casillas hizo una gran parada, la de la única gran jugada germana, pero el portero local, pese a la goleada, fue quizá el mejor. Evitó varios tantos más lo que en algunos momentos encocoró a Cristiano que quería más.