Schumacher se jugó la vida en una pista de esquí

Es ironía del destino que Michael Schumacher, hombre que se ha jugado la vida cientos de veces en los circuitos automovilísticos, se asomara a la muerte en una pista de esquí. Los partes médicos fueron preocupantes desde el primer momento. La rápida intervención médica, ni la cirugía de urgencia, ni la llegada desde París de un gran especialista de neurocirugía al hospital de Grenoble, consiguieron elaborar un parte optimista. Desde el primer instante de su hospitalización se temió lo peor.

La única explicación alentadora se dio al afirmar que se salvó gracias al casco. Se está diciendo que siempre vivió sorteando el peligro y, no obstante, su salida a la pista de esquí la hizo con las mayores garantías. Presumiblemente, se apartó unos metros del trazado habitual y ello lo llevó contra la piedra donde estrelló su cabeza.

Michael ha sido siete veces campeón del Mundo de Fórmula 1 y todos los datos que se ofrecen recuerdan al hombre de los grandes récords en la especialidad. Morir en una pista de esquí no era lo que se le podía pronosticar. En los aledaños de Albertville donde hubo Juegos Olímpicos de Invierno, cerca de Grenoble, aeropuerto al que viajan los amantes de este deporte invernal, independientemente del resultado final, que debemos desear que sea feliz, su nombre quedará ligado a estas estaciones alpinas. En una de ellas sufrió el más grave accidente de su vida deportiva.

El automovilismo tiene en su historial luto por muertes como la de Airton Senna y accidentes como el de Nicki Lauda, y lo que no podía añadir a su dramática hoja de servicios era que el más grande se jugara la vida practicando esquí. Schumacher, si salva la vida, encontrará bálsamo al conocer la gran admiración que se le tiene y el cariño que se le ha dispensado y no sólo entre las gentes de la Fórmula 1.

En esta disciplina es frecuente encontrar cada temporada accidentes de gravedad aunque el nombre de los fallecidos no alcanza nunca la grandeza del campeón alemán. Alfonso de Borbón, presidente del Comité Olímpico Español, falleció en una pista de Estados Unidos. En España, recientemente, el accidente más destacado por los medios informativos fue el del golfista Miguel Ángel Jiménez que se partió una pierna en Sierra Nevada.