Peter Lim, caballo blanco para el Valencia

El Valencia necesita un caballo blanco para salir a flote. El chino radicado en Singapur, Peter Lim, parece la persona que puja por hacerse con el club. En su asesoría están el famoso intermediario portugués, Jorge Mendes y el ex presidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Laporta. Lim posee alto porcentaje en la escudería MacLaren, su fortuna se calcula miles de millones de dólares y ha intentado en tres ocasiones adquirir un club de fútbol español. El Valencia necesita un gran inversor y Bankia, principal acreedor, ya tiene delante la oferta de Lim. La entidad bancaria, sin embargo, aún no ha dado su conformidad porque asegura que tiene otras tres ofertas y se decidirá por la mejor.

La frustrada operación de venta de Mestalla ha sido la causa de la situación en que se encuentra. El ex presidente, Juan Soler, se lanzó a la aventura de levantar un moderno coliseo y dejó el club con el compromiso de continuar las obras, dineros con los que no contó y de ahí que el nuevo estadio esté inacabado y con una deuda que aumentó con la ampliación de capital ya que no se cubrió y la Fundación, con aval del Instituto Valenciano de Finanzas, se hizo con la mayoría de acciones.

El club ha ido pagando su deuda y los correspondientes intereses, pero la Fundación no ha podido cumplir con sus obligaciones. Lim compraría las acciones de la Fundación, pagaría la deuda a Bankia y, según sus consejeros, invertiría treinta millones más en fichajes para reforzar el equipo en enero. Muy color de rosa. No obstante, teniendo en cuenta que detrás está Jorge Mendes, representante de Cristiano Ronaldo, Mourinho, Di María, Coentrao y Pepe, entre otros, es lógico que esté interesado en la operación porque tendría nuevo club en el que hincar el diente.

Laporta, que participa con su bufete de abogados, también tiene algo que ganar. En este tipo de operaciones hay dineros para todos. Los ha habido en clubes ingleses como Chelsea y City, adquiridos por magnates rusos o árabes, como los ha tenido el París Saint Germain y Mónaco. En el Valencia hay terrenos aledaños al nuevo estadio con los que especular. Mestalla puede aliviar el problema económico cuando comience a escampar. Sus parcelas están en terrenos de gran valor.

Lo malo del asunto sería que en Valencia se hicieran ilusiones y Lim fuera un Adelson.