Bankia estudia ofertas por el Valencia

El Valencia Sociedad Anónima debe menos que Real Madrid y Barcelona Fútbol Club, pero está más desacreditado. El club valenciano está investigado por Bruselas como Madrid, Barcelona, Athetic Club y Osasuna, mas en su caso, además de deudas con Hacienda, está el asunto de las ayudas recibidas de la administración por el aval con que respaldó a su Fundación del Instituto Valenciano de Finanzas. El Valencia podría presumir de estar más saneado que los dos grandes del fútbol español si tuviera idéntica capacidad para generar recursos y no es así.

Bankia tiene controlado al club de Mestalla por sus préstamos y para salir del embrollo decidió vender el club dado que, en teoría, ya posee la mayoría de acciones, las de la Fundación que no puede pagarle. El club tiene varios aspirantes a su compra y el primero que ha dado la cara es el chino Peter Lim, radicado en Singapur y hombre de gran fortuna.

Bankia no quiere pisarse los dedos y por ello no ha dicho sí rápidamente al presunto comprador. Tiene otras ofertas sobre la mesa y desea aquilatar lo que más le conviene y, al tiempo, más beneficia a la sociedad deportiva.

El inversor chino ha dicho que no quiere pasar del 15 de enero para cerrar la operación. Aspira a fichar durante el mes en que se abre el mercado. Bankia dirá su última palabra cuando sopese las tres ofertas que baraja.

El primero que ha anunciado sus deseos se aviene a pagar las deudas, fichar jugadores para mejorar la plantilla y acabar el estadio cuyas obras llevan varios años detenidas. En teoría, es un auténtico caballo blanco. Si finalmente se confirma la operación, el Valencia estará en la órbita de los clubes europeos en los que han puesto sus petrodólares clubes como Manchester City, Chelsea, Mónaco o Paris Saint Germain.

La entrada de foráneos ricos no ha cambiado el espíritu de las entidades y sus seguidores no se han sentido ninguneados. Los valencianistas gritones que encima han pedido que el club no pase a manos de un solo dueño no acudieron a la ampliación de capital que habría evitado le venta que se anuncia. El Valencia he llegado a situación tan compleja porque el presidente Juan Soler, además de hacer inversiones futbolísticas erróneas, se lanzó a la construcción del nevó estadio antes de vender las parcelas de Mestalla. Este ha sido el auténtico problema.