El Atlético, líder por un día

El liderato en la Liga puede ser hecho transitorio, circunstancial, episódico, propio de situaciones a veces impensadas. Lo que no puede considerarse como incógnita futura es el estado del equipo. A estas alturas de la temporada, tanto en España como Europa, el Atlético ha dado sobradas muestras de poderío, de conjunto que sabe cuál es el camino a recorrer y el modo de superarlo aunque haya que sufrirlo.

Parece broma el continuo mensaje de que hay que ir partido a partido. Es como si se careciera confianza en el futuro. La fórmula de Cholo Simeone es compendio de modestia, de sensatez, porque hay que considerar el inminente compromiso como un paso más, sin comprometerlo con el mañana. Los atléticos se están haciendo ilusiones y con razón. Su equipo es el rayo que no cesa. Hasta hace poco se podía decir que asombraba porque era inesperado. Ahora, es aviso para los dos que han de luchar por el título. No está descartado para tal aspiración como demuestra constantemente.

Analizada la plantilla, jugador por jugador, probablemente, se llegaría a la conclusión de que es inferior a las de Barcelona y Madrid. Juzgado como bloque, por su cohesión, espíritu ganador y compromiso con las ideas del técnico, también se puede añadir que es el once con mayores garantías. Se ha dicho que tiene su punto flaco en el banquillo y esta temporada está encontrando suplentes con garantías como Raúl García, un más que ha crecido con Simeone. El Atlético parece menos firme que Barça y Madrid, pero estos han demostrado que no son invencibles. Ya hay datos. La Liga no aburrirá. Al tiempo.

El Barça tuvo que hacer gran esfuerzo para remontar el 2-0 en contra. Lo resolvió con cinco tantos. Sigue manteniéndose firme pese a las ausencias de Valdés, Puyol, Xavi y Messi. En la segunda parte con Pedro inspirado ante la portería, marcó una tripleta de tantos,

El Madrid no podía descolgarse y vencer en Mestalla frente al Valencia equipo en grave crisis y con entrenador interino. Lo hizo con mayor dominio con superior posesión de pelota. Cristiano marcó de cabeza en fuera de juego, pero Di María hizo una exhibición en el tanto que abrió el marcador. Di María se está jugando el puesto con Bale, jugador que continúa padeciendo lesiones. El argentino no costó tanto, pero muchos días demuestra que vale más. El Valencia hizo gran esfuerzo pero no supo mantener el empate. Jesé aprovechó uno de los tantos errores defensivos valencianistas. Guaita colaboró para que Jesé lograra el triunfo.