Bruselas reabre el problema legal del fútbol

Hace tiempo que desde Bruselas se anunció la inspección del fútbol español por diversas anomalías. El problema comenzó a tratarse en 1.999. La Comisión dejó al margen este asunto hasta que hace unos meses se volvió a destapar. Joaquín Almunia, Comisario de la Competencia, advirtió de que el asunto comenzaría a ser estudiado formalmente, que dejaría de estar en el rincón de los papeles olvidados. Ahora, ha sorprendido a muchos como si fuera novedad. Varias entidades españolas estaban en el punto de mira y no sólo por un asunto, sino por varios.

Los clubes españoles denunciados conforman dos grupos muy definidos. De una parte, están los clubes deportivos, Real Madrid, Barcelona, Athletic Club de Bilbao y Osasuna y de otra, sociedades anónimas como Valencia, Hércules y Elche.

Los del primer paquete están acusados de haberse servido de una fiscalidad beneficiosa puesto que no se les aplica la de las sociedades anónimas, que son el resto de las encuadradas en Primera y Segunda.

De ellos cabe distinguir también al Madrid a quien se le acusa de haberse servido de ayudas administrativas con la recalificación de terrenos en la vieja Ciudad Deportiva y la actual de Valdebebas. Tiene pues, dos expedientes.

El Athletic está, igualmente, en el apartado de las ayudas oficiales porque forma parte del consorcio que ha participado con sus dineros en la construcción del nuevo San Mamés. Entre los protectores está la Comunidad.

Osasuna también ha recibido apoyos de la Comunidad y ello consta en Bruselas por lo que el club pamplonés tiene dos expedientes que discutir.

Valencia, Elche u Hércules se beneficiaron de los avales financieros que prestó la Comunidad en tiempos de Francisco Camps. El Valencia se defiende con el argumento de que la dotación administrativa no ha sido para la sociedad anónima, sino para la Fundación y se dice que esta es cuestión distinta.

Si Bruselas entra a fondo en el fútbol español expedientará a un buen grupo de entidades. Las españolas se van a defender con argumentos como el que están pagando sus deudas a Hacienda. Efectivamente, el año pasado la reducción del agujero con Hacienda fue del ocho por ciento o lo que es lo mismo de 62 millones de euros.

El acuerdo firmado entre la Liga de Fútbol Profesional y el Consejo Superior de Deportes, con el exhaustivo control de los presupuestos anuales, revisados trimestralmente, nadie puede gastar más de lo que ingresa. Ello está permitiendo que los clubes, además de contribuir anualmente con lo que la ley obliga estén conducidos a reducir la deuda con el Estado.

Bruselas no la ha tomado con nuestro fútbol. También tiene expedientados a tres clubes ingleses. Entre ellos, el Tottenham. En el paquete del fútbol, igualmente, hay cinco holandeses. Bruselas se ha tomado en serio esta cuestión después de haberla dejado dormir años. La situación económica de los clubes españoles es tan delicada que de aplicar la ley a rajatabla un buen número de ellos desaparecerían. Hacienda ha preferido cobrar poco a poco.