El City se lo pondrá difícil al Barcelona

 

Barcelona-Manchester City, Milán-Atlético y Madrid-Schalke 04, son los tres enfrentamientos de los equipos españoles en la primera eliminatoria a doble partido de Liga de Campeones. No hace falta ser excesivamente optimista para creer que los tres pueden pasar aunque tengan que ganárselo, pese a que tengan que sufrir. No han salido malparados en el manipulado sorteo de dieciseisavos de final.

El City, entrenado por Manuel Pellegrini, y con jugadores tan destacados como Silva, Navas y Negredo, Touré Yayá y Kun Agüero, se lo pondrá difícil al equipo barcelonés. Se da la circunstancia, además, de que el club tiene entre sus altos mandos a Ferrán Soriano, que fue vicepresidente barcelonista y Begiristian ex jugador y miembro del cuerpo técnico.

El City es conjunto que parece que va a más a medida que transcurre la temporada. Su último gran resultado fue golear por 6-3 al Arsenal, líder en Inglaterra.

Para el Madrid, el Schalke 04 no debe ser adversario que imponga miedo. El equipo madrileño no ha sido muy feliz en los enfrentamientos con los equipos alemanes, pero en esta ocasión no se puede poner en duda su favoritismo. Es muy superior y no deberá pasar apuros de ningún tipo. El jugador más destacado es el portero Hildebrand, que no triunfó en el Valencia. Boateng es su mejor delantero y la mejor referencia que se tuvo en los últimos años fue la presencia del madridista Raúl.

Interesante se presenta el Atlético-Milán por la tradición italiana. Sin embargo, el estado actual de ambos ofrece más garantías para los madrileños que para los milaneses. El Atlético es probable que haya gustado al Milán más que otros conjuntos y ello debe ser por desconocimiento. El Atlético está en magnifica forma y su entrenador ha conseguido una fórmula en que no cabe la mínima displicencia.

El Milán es equipo en plena decadencia. Kaká parece que se ha reencontrado y es su mejor jugador. Junto a él estará en conflictivo Balotelli, recordaremos a De Jong, el de la patada criminal a Xabi Alonso en la final de Suráfrica, y en la defensa continúa Zapata quien con sus tremendos errores contribuyó enormemente al descenso del Villarreal.

A la UEFA, como a la FIFA, le interesa más el dinero que la deportividad. El sorteo de dieciseisavos de final ha estado manipulado como es costumbre. El fair play interesa una higa. Había cuatro equipos alemanes, cuatro, ingleses y tres españoles. El resto estaban repartidos entre Turquía, Grecia, Francia e Italia, el país más desprestigiado en esta Liga de Campeones porque solamente ha clasificado al Milán y como segundo. Con esta composición los dirigentes europeos deciden que en el sorteo no se pueden enfrentar dos equipos del mismo país, ni dos que hayan participado en el mismo grupo clasificatorio.

Con esta solución se evitan grandes duelos entre nacionales y, en definitiva, se les premia con la posibilidad de que hagan mejor caja y encuentren por el camino algún equipo menos fuerte que el que compite en la liga nacional.