Los cuatro de cabeza, más firmes

Los tres equipos de la Liga I, Barcelona, Madrid y Atlético, ganaron sus partidos con goleada. También lo hizo el líder de la Liga II, el Villarreal. El cuarto equipo de la Liga de campeones actual, la Real Sociedad, venció con abundancia de tantos, pero teniendo que remontar un 1-3. Fue jornada pródiga en goles. Ello, si se tiene en cuenta que ello da color al campeonato, desdice la opinión de Diego Pablo Simeone quien afirma que la Liga española es aburrida.

La opinión del por hoy triunfante entrenador del Atlético está basada en el hecho de que solamente dos pueden ser campeones. Tiene razón en ello y, además, se comprueba semana a semana que la mayoría de los encuentros que disputan Madrid y Barcelona carecen de interés. Antes de que comience a rodar el balón se puede afirmar sin error quien va a ganar.

Muchos de los adversarios apenas presentan problemas. Hay ocasiones, como el Almería en su campo, que en tres minutos ya ven el camino de la derrota. A veces se resisten y hasta dan muestras de buen juego. Todo ello, no obstante acaba en la segunda mitad y con la meta muy perforada.

El Barça que está cambiando el estilo, por mano de su entrenador o por las características de algunos de sus jugadores, no parece tener la potencia goleadora de otros años y, aunque termina por afirmarse en el triunfo. Lo está haciendo rotundamente y sin Messi lo que le concede mayor mérito.

Al Madrid le falta siempre muy poco para que Cristiano abra el marcador y le sigan sus compañeros. Llegó a preocupar que éste pidiera el cambio por una molestia muscular y todo hace indicar que el problema carece de trascendencia. El récord de la semana, sin embargo, lo consiguió el Atlético con el 7-0 al Getafe.

La Real sufrió para vencer al Celta que se le adelantó con 1-3 que pareció sentencia. La reacción contra el equipo gallego, que padeció la expulsión de Fontás, llegó con la actuación magistral del mexicano Carlos Vela que se anotó los cuatro tantos de su equipo.

El Villarreal, aun sin Gio dos Santos que tenía el alta médica, pero el entrenador prefirió darle una jornada más de descanso, era favorito en el Ciutat de Valencia. La fortuna le sonrió rápidamente. A los diez minutos hubo penalti y expulsión. El guardameta azulgrana, Keylor Navas, derribó a Uche. La pena máxima la convirtió en gol Bruno, uno de los tres mejores centrocampistas de Primera aunque Del Bosque no le ha vuelto a llamar. Después hubo bastantes ocasiones para que el Submarino amarillo marcara más tantos. Uche hizo los dos que sentenciaron el partido.

La semana ha servido para asentar más a los cuatro de cabeza.