Juventus-Madrid, partido a la italiana

Madrid y Juventus jugaron en Turín un partido a la italiana. Durante medio tiempo hubo excesivo respeto. Los madridistas, en esa fase, estuvieron muy contenidos, demasiado conservadores y se dejaron dominar por un equipo dirigido hábilmente, como siempre, por Pirlo.

Los juventinos hicieron su juego en espera de la oportunidad y la hallaron con el penalti de Varane a Pogba que Vidal convirtió en gol. Ancelotti alineó a tres centrales con Sergio Ramos de lateral derecho sin sus grandes carreras por la banda y la responsabilidad de Pepe y Varane quedó en entredicho porque el francés cometió el penalti y en el gol de Fernando Llorente estuvo más pendiente de éste que del balón y el riojano no perdonó.

En la segunda mitad, los madridistas dieron un paso al frente, recuperaron el balón perdido y dominaron. Con ello crearon peligro y las dos grandes jugadas en las que llegaron los goles. Primero fue Cristiano y luego Bale. Los dos grandes fusileros del equipo aprovecharon las dos buenas ocasiones. La primera fue un regalo del lateral derecho juventino Martín Cáceres, que puso en bandeja el contragolpe y en tales circunstancias el delantero portugués no suele perdonar.

El Madrid no obtuvo la clasificación como buscaba, pero está a un paso. El partido más complicado lo acabó resolviendo de manera satisfactoria si tenemos en cuenta los muchos apuros que pasó durante la primera mitad del encuentro. El juego madridistas siguió careciendo de auténtico director en el centro del campo.

No pasó la Real Sociedad del empate con el Manchester United y ello le permite mantener una muy remota esperanza para clasificarse. Los manchesterianos fallaron un penalti y los realistas encontraron pocos instantes para hacerse con la victoria. El Manchester mostró su autoridad.

Sobre el autor de esta publicación