El Atlético, con poco fondo de armario

Barcelona y Real Madrid tienen la fortuna de que el segundo clasificado, el que está entre ellos, Atlético de Madrid, tiene poco fondo de armario. De no ser así, pese a lo mucho que queda de la Liga, habría que comenzar a pensar en la posibilidad de que el titulo cambiara de manos. Madrid y Barça no están respondiendo a lo que se espera de ambos. El Atlético, sí, el equipo del Manzanares no posee estrellas de tanto relumbrón, es conjunto basado en la competitividad, en el esfuerzo solidario. Ello le ha venido dando buenos réditos hasta la fecha.

El fin de semana, que comenzó el viernes en el Camp Nou, tuvo victorias de los dos grandes. Sin embargo, ni el Barcelona convenció ante el Espanyol, ni el Madrid en Vallecas. Ambos estuvieron cerca del resultado insatisfactorio. Especialmente, el Madrid, que ante el Rayo, después de haber ido ganado por 0-3, acabó pidiendo la hora. El Rayo se le enrabietó y estuvo muy cerca del empate. Hizo méritos para ello como mínimo. En la segunda parte lo borró del césped.

En Barcelona han de ir preparándose para el cambio porque el toque ya no lo bordan. Sobre todo, porque la última decisión no la tiene en estos momentos Lionel Messi. Éste parece acongojado y preocupado por las lesiones que padeció. Da la impresión de que tiene miedo recaer y ello le ha privado de la rapidez que tenía para romper a los defensores contrarios.

En el Madrid, la figura de Cristiano no está en duda. De cualquiera, menos del portugués, se pude decir aquello de que no somos nadie y menos en calzoncillos, porque se exhibe en el Ayuntamiento de Madrid y no pierde imagen con camiseta blanca ni con taparrabos. El Madrid tiene la fortuna de que puede confiar en él para cualquier momento decisivo. Bale comienza a ayudar, pero sigue sin ser decisivo aunque tuvo momentos en que su presencia se hizo notar.

Madrid y Barça están en duda. El Atlético no decae. Será bonito mientras dure.

Sobre el autor de esta publicación