Tebas traiciona a quienes le auparon

Se temía que la Liga de Fútbol Profesional iba a ir de Herodes a Pilatos y ha ido de mal en peor. Javier Tebas, después de larga campaña trepando, conquistó la presidencia y una vez instalado en ella ha tomado partido. Ha traicionado a aquellos clubes en los que se catapultó a la presidencia y se ha puesto en manos de Real Madrid y Fútbol Club Barcelona. No ha podido ser más claro: los derechos de televisión son cosa de dos. A los demás que les vayan dando.

El grado de imbecilidad con que se ha manifestado Tebas es desconocido en el fútbol español. Nadie con dos dedos de frente habría pronunciado las frases en las que ha querido justificar que los dos grandes tienen más derechos que los demás. Es falso que el Madrid y Barcelona venden sus derechos de imagen: venden los suyos y los de los otros clubes de Primera. Si los dieciocho se pusieran en su sitio y reclamaran lo que les pertenece, madrileños y barceloneses se quedarían con los derechos de dos partidos, los que jugaran entre ellos. Algún día habrá quien llame a la rebelión y se acabe con el más injusto e insolidario de los sistemas de reparto de los derechos televisivos que existen en Europa.

Inglaterra, Alemania, Francia e Italia distribuyen los ingresos de acuerdo con fórmulas en la que entre la mayor retribución y la menor no existe la diferencia que en España. En Inglaterra, entre Manchester United y Middlesbrough, último de la tabla, hay 17,3 millones de libras de diferencia. En Alemania, entre Bayern Munich y Hoffenheim,14,8 millones de euros. En Francia, entre el Marsella y el Le Havre, 35,5. En España, el Madrid y el Barça perciben 140 millones de euros y por ejemplo el Mallorca (13,7), la diferencia es de 126,3 millones de euros.

Un nuevo modelo no acercaría la riqueza de los grandes con la de media tabla o parte del final de la misma. Madrid y Barça siempre serán más ricos, pero el ingreso del que participan todos estaría más cerca de la justicia que de la perversión actual.

Los ingleses, durante años, han establecido un sistema más solidario. Habitualmente, han repartido el cincuenta por ciento del contrato global a partes iguales, un veinticinco por ciento según la clasificación y el porcentaje restante de acuerdo con las audiencias de cada club. El Madrid siempre percibiría más que el Mallorca pero entre 140 millones y 13,7 la diferencia no sería tanta.

Tebas, que ha ido hasta ahora de salvador, ha tenido la desfachatez de decir que si Madrid y Barcelona pierden cincuenta millones de este reparto no podrán mantener fichajes como los de Messi y Cristiano y decaería su potencialidad en Europa. La imbecilidad es tal, que a lo que se ve, desconoce que el actual campeón de Liga de Campeones es el Bayern Munich, en Inglaterra los títulos se los reparten Manchester United, Liverpool y Chelsea y por los porcentajes del pastel televisivo no son menos competitivos en Europa.