En el Tour, primeros por naciones

El Tour ha sido para un inglés, Cris Froome, y aunque entre los españoles ha habido cierta decepción, su papel ha sido muy meritorio. Purito Rodríguez ha ocupado plaza en el podio y entre los diez primeros de la clasificación ha habido cuatro españoles. Además del catalán han estado entre los mejores Contador, Valverde y Daniel Navarro. Por naciones, España, líder.

La gran ronda francesa, por segundo año consecutivo la ha ganado un británico. El pasado año lo hizo Wiggins que contó con la inestimable ayuda de Froome, que ya entonces pareció estar en forma suficiente para ganar.

No ha habido ganador español en las victorias de etapa aunque un equipo nacional, el Movistar, ha conseguido tres por medio de Rui Costa (dos) y el colombiano Nairo Quintana. Éste, además, se ha enfundado el maillot blanco del corredor joven y el de lunares del Premio de la Montaña.

La decepción ha estado en la manera en que ha terminado Alberto Contador. Nos habíamos hecho a la idea de que podría ganar el Tour de nuevo y no ha podido con el inglés, ciclista completo que ha ejercido el dominio en las etapas contrarreloj y se ha defendido entre los mejores en las grandes escaladas. Solamente en una ocasión pareció que podía desfallecer y fue su compañero Richie Porte, quien le dio el aporte energético que necesitaba para acabar la etapa. Contador tendrá que esperar.

Valverde pudo haber optado a mejor clasificación, pero el desgraciado problema mecánico del día de los abanicos le hizo perder los minutos suficientes para haber convertido la clasificaron final en gran éxito. La figura final, sin duda, ha sido el catalán Purito Rodríguez, que no se conformó con papel secundario y estuvo en primera línea en los días de mayor batalla. En los Alpes hasta pudo con Froome.

El equipo vasco Euskaltel Euzkadi ha vuelto a tener papel protagonista en algunas grandes escapadas. Siempre ha peleado por colocarse entre los mejores y ha sido Mikel Nieve quien ha estado a punto de entrar entre los diez mejores. El problema del equipo está en el futuro. A partir del próximo año no podrá contar con aportaciones económicas de las administraciones y si no encuentra patrocinador que pueda sostener la plantilla tal vez vivamos su desaparición.

El ciclismo, como otros deportes, está en nuestro país en serias dificultades económicas. No hay disciplina que se salve de ellas. Por el contrario, se está fomentando la ilusión de conseguir la sede olímpica para Madrid.