Los Pirineos han afirmado a Froome

El Tour ha ejercido la benéfica función de llenar las ausencias del fútbol. El Tour, sin embargo, nos ha privado muchas tardes de la reparadora siesta veraniega porque cada tarde podía darnos la alegría de ver a un ciclista español ganando la etapa o incluso el Tour como ha ocurrido con las gestas de Bahamontes, Ocaña, Delgado, el incomparable Miguel Induráin, Pereiro, Sastre o Contador. En las épocas en que lo más alto del podio nos estaba negado, al menos, nos conformábamos con el Premio de la Montaña, que era algo más que la consolación. A falta de mayores glorias nos dábamos con un canto en los dientes cuando Bernardo Ruiz ganaba dos etapas en una año y en el siguiente se clasificaba tercero de la general tras el campeonísimo Fausto Coppi y el belga Constant Ockers.

Después, todo se fundamentaba en llegar los primeros al Tourmalet y crear la mitología de “El Águila de Toledo”. Que no es cierto que se bajara de la bicicleta en el Tourmalet para tomarse un helado, sino que paró por avería y mientras llegaba el coche con el mecánico, Vicente Martínez “El Belga”, optó por refrescarse.

Aquello creó una imagen heroica. Bahamontes en aquellos tiempos en que hubo que solazarse con las primeras copas de Europa del Real Madrid, se convirtió en el orgullo patrio. Para mayor gloria de la dictadura entró vencedor del Tour de 1959, en el Parque de los Príncipes el día de San Federico, o sea el 18 de julio, que como se sabe había españoles que celebraban haber derrotado a otros españoles. En el mismo estadio, en 1956, ganó el Madrid la primera Copa de Europa al Stade de Reims.

Este año estamos pendientes de Alberto Contador, Alejandro Valverde y Joaquín “Purito” Rodríguez, En la segunda etapa pirenaica, con cuatro puertos de primera y uno de segunda, no consiguieron desbancar al británico Cris Froome que corrió casi toda la etapa sin un solo corredor de su equipo que le pudiera echar una mano. Pero los españoles no libraron batalla y no lograron rebajar un segundo a la ventaja que tenía Froome. Los Perineos no han sido gloria como con Bahamontes, Loroño, Julio Jiménez, José Manuel Fuente y antes con Salvador Cardona, Vicente Trueba, Federico Ezquerra y Julián Berrendero entre otros. Pero afortunadamente, tampoco han sido el peor de los castigos porque en el descenso del col de Mente nadie ha sufrido ningún percance. Allí, en esa misma bajada cayó Luis Ocaña y se lesionó gravemente. Era el año en que estaba venciendo nada menos que a Eddy Merkcx.

Ahora habrá que esperar a los Alpes.