Cruyff pone en duda a Neymar

A Johan Cruyff, ex jugador del Barcelona y del Levante (en Segunda), siempre azulgrana en España, le molesta que no se le consulte. Quiere estar siempre en primera línea. Sandro Rosell, actual presidente barcelonista, no le pregunta su parecer por fichajes, como hacía Joan Laporta, y por ello, de vez en cuando, sale a mostrar sus discrepancias. No se ha sentido feliz con la contratación de Neymar. Es posible que tenga parte de razón. Sobre todo, cuando afirma que un jugador no hace equipo. Tal vez olvida que el armazón existe y solamente es añadido de lujo.

Cruyff fue santificado como jugador a pesar de que deslumbró y después, durante muchos partidos, no dio la cara. Lo hizo en Munich, en la final del Mundial del 74, cuando huyó de Vogts y con ello los germanos derrotaron a la mejor Holanda de la historia. Cruyff ha sido triunfador como entrenador a pesar de que el Dream Team solo ejerció de manera apabullante un año. En los otros tres las ligas se las pusieron en la mano Valencia, en Riazor, y Tenerife frente al Madrid.

El gran astro holandés no tuvo los mayores aciertos como descubridor de talentos. Al frente al Barça contrató a Onésimo, José Mari (de Osasuna) Eskurza, hizo debutar a Lucendo en Oviedo y para trascendental partido con el Madrid hizo traer al veterano Romerito cuyo paso por el club fue tan anecdótico como el de un holandés que no salió del B. Para rematar su función de descubridor de talentos un año fichó a Escaich y Korneiev, delanteros con los que el Espanyol había descendido a Segunda.

Sobre los brasileños existen dudas a causa de las actuaciones de tres de los más brillantes futbolistas que han aterrizado en nuestra Liga. Robinho fracasó en el Madrid y ha pasado con más pena que gloria por Europa, Ronaldo fue un gran triunfador en Barcelona y Madrid, pero su vida un tanto distraída no le favoreció. Ronaldinho acortó su carrera triunfal por sus muchas noches de farra y alegría.

De Neymar se desea que esté en la estela de Mauro Silva y Donato, dos profesionales de excepción. En el Camp Nou tiene pareja de baile en el vestuario con su compatriota Alves y para que se oriente tendrá a su lado a Edmilson. Con niñera y el ejemplo de Xavi, Iniesta y Messi será más fácil que piense en el fútbol fundamentalmente. El Barça se solazó con Evaristo, Rivaldo y el mejor Ronaldo.

Sobre el autor de esta publicación