El Valencia superó a la Real para Europa

La Real perdió en Anoeta, momentáneamente, la cuarta plaza de Liga de Campeones que ganó el Valencia en Mestalla. El Madrid fue derrotado por el Barça en su guerra por Neymar. El jugador brasileño, finalmente, optó por ser compañero de Messi en lugar de formar junto a Cristiano. El domingo fue jornada para adioses más que para bienvenidas. Prácticamente, todos los partidos estaban condicionados por lo que ocurriera en otros campos. La victoria del Bayern Munich en la Liga de Campeones apenas ha podido tener eco porque en el campeonato español se jugaba demasiado para estar pendiente de lo ocurrido en Wembley.

Valencia y Real luchaban por Europa. El equipo realista salvó un punto frente al Madrid B en el último suspiro. Al Valencia les costó mucho derrotar al Granada, equipo que beneficiado por otros resultados, confirmó su permanencia en Primera. Sufrieron en Pamplona porque el Sevilla arrancó con victoria. Los pamploneses no arrojaron la toalla y lucharon hasta conseguir su salvación con el 2-1 final.

A los concernidos en el peligro del foso de Segunda no se les aclaró demasiado el panorama. El Zaragoza fue vapuleado por el Betis y el Deportivo hizo cuanto pudo en Málaga pero no logró sumar. Con la victoria del Celta en Valladolid la cola se complicó mucho más y en Galicia recobraron ilusiones aunque será complicado hasta que se salve uno.

El derbi barcelonés, en el que los pericos habían anunciado que darían la espalda a la salida de los campeones de Liga, hubo victoria azulgrana con lo que la marca de los cien puntos está a punto. Bastará con ganar en la última jornada en el Camp Nou.

San Mamés cerró sus puertas y lo hizo con derrota. El último gol en casa de Ramón Moreno Aranzadi “Pichichi” lo marcó un azulgrana levantinista, Juanlu. La Catedral cerró con sonrojo.

En Mestalla hubo sentido homenaje a su gran ídolo Antonio Puchades, el mejor futbolista valenciano de la historia. En tarde de adioses hubo despedida para un grande. Puchades era historia valencianista y memoria histórica de la selección. De la de 1950, que en Brasil fue cuarta.

Sobre el autor de esta publicación