Las estrellas de hoy tienen varios papás

El fútbol es un negocio en que siempre ganan los mismos: los intermediarios y quienes invierten en “preferentes” futbolísticas. Ahora, hay empresas que compran derechos de jugadores como si adquirieran acciones de una empresa que crece en las bolsas. Por ello es cada vez más difícil fichar un jugador importante. Hay que negociar con las partes del negocio. Así, por ejemplo, el Barça quiere contratar al brasileño Neymar y tiene que hacerlo por partes. Primero con el Santos, que posee el 55 por ciento del jugador. El resto está en manos de empresarios.

A Santiago Bernabéu le ponía de los nervios el jugador con papá. Le recordaban a los vedettes. Si ahora viviera echaría venablos por la boca cada vez que se topara con que un futbolista tiene varios dueños. Fichar a Neymar va a ser odisea. De momento, el Santos ya ha dicho que le parecen poco los veinte millones que ha ofrecido el club barcelonés. A tenor de lo que el club consiga se establecerá el porcentaje restante. Es una especie de subasta y más si el Madrid sigue haciendo gestos por el jugador.

Ya es frecuente que para contratar a un jugador haya que aceptar a un segundo porque el propietario de las acciones mete en el mismo paquete al que se desea y a quien nadie pregunta por él. El caso de Neymar es singular. Lo múltiple está en los papás que tiene.

En Barcelona están convencidos de que la gran solución para que Messi no juegue casi solo, como han ocurrido en la temporada que está a punto de terminar, es la contratación del nuevo artista brasileño. Messi ha dicho que estará encantando con compartir equipo con Neymar. Lo imposible es pronosticar cuál puede ser el devenir del equipo con dos egos en la delantera. Ya ha pasado.

Neymar tampoco tendría facilidades en el Madrid para ser complemento de Cristiano. Los grandes astros brasileños no garantizan su efectividad en el juego del equipo. Muchos de contrastada calidad han acabador por decepcionar. Salvo excepciones de gran valor futbolístico y humano, la historia está llena de futbolistas distraídos.

Sobre el autor de esta publicación