Madrid-Atlético, final de Copa entre clásicos

La final de Copa la jugarán dos clásicos: Madrid y Atlético. Ambos han llegado con todos los pronunciamientos favorables. Más el Madrid. Sencillamente porque en su cuadro tuvo que eliminar a Valencia y Barcelona. El último escollo de los rojiblancos del Manzanares, el Sevilla, lo superaron con autoridad. Ambos equipos madrileños garantizan un partido al estilo clásico: bronco y copero.

Es pronto para hablar de cómo afrontarán el partido. A los dos les quedan funciones importantes en las que se les exigirá protagonismo. El Atlético, segundo en la Liga, ha de luchar para no perder una de las dos plazas que dan derecho a entrar directamente en Liga de Campeones. Hacerlo por delante del Madrid sería premio añadido.

Al Madrid le queda por delante la papeleta de eliminar al Manchester United en la vuelta de los cuartos de final. El empate inglés en el Bernabéu le concede ventaja, pero de la misma manera que el Barça acudió a su eliminatoria con el mismo resultado y le venció de manera brillante y apabullante, podría ocurrir que hiciera lo propio en Manchester.

El Atlético ha conseguido un equipo competitivo con dos jugadores a quienes resulta complicado controlar como son Falcao y Diego Castro. Con dos delanteros tan peligrosos puede aspirar a mantener alguna ventaja sobre el Madrid.

El Madrid, exultante por lo conseguido en el Camp Nou, afronta nuevo partido contra los barcelonistas y esta vez en el Bernabéu. Es encuentro de Liga en el que pesará más la preocupación por la vuelta de la competición europea. En otras circunstancias, el Barça estaría obligado a intentar la revancha. También el Madrid se prepararía para seguir hundiendo al rival. Solventada la Copa, la gran ambición de madridistas y azulgrana está en la copa europea. Tal vez el sábado veamos dos equipos con más de un suplente. Nadar y guardar la ropa.