Cuatro equipos europeístas en peligro

Los cuatro equipos de Liga de Campeones podría suceder que quedarán eliminados. Ello sería mancillar el buen nombre del fútbol español. Habituados a presumir de que tenemos a los mejores jugadores del mundo y también los dos equipos más fabulosos del universo, tal circunstancia nos llevaría a la depresión. Constatar que tales afirmaciones carecen de sentido sería duro golpe.

El Valencia perdió en casa con el Paris Saint Germain, nuevo rico del fútbol europeo, patrocinado por los petrodólares que han invertido un fortunón en confeccionar la plantilla, y ello digamos que entró en lo previsible. Lo era menos que el Málaga, el conjunto revelación de las dos últimas temporadas cayera en Oporto.

Madrid y Barcelona rompieron los pronósticos. Los madridistas no pudieron imponerse al Manchester United, que regresó a casa con la igualada a un tanto que le concede más ventaja de la que podía imaginar. El Madrid, pese a ello, podría remontar y regresar con la eliminatoria ganada. Lo contrario sería romper con todo lo presupuestado a comienzos de temporada.

Más grave sería que cayera el Barça. Y lo tiene muy difícil porque con dos goles en contra, y sin haber marcado en San Siro, está obligado a ganar por tres goles de diferencia. Tal y como se le vio no ofrece demasiadas ilusiones. Da la impresión de que los octavos de final le han pillado en el momento gris de la campaña. Está en el bajón de la temporada. Caer en Copa del Rey con el Madrid, sería romper con su imagen de mejor equipo del mundo.

Cuatro derrotas obligarían a replantearse el estado de euforia general que se vive desde la conquista de las Eurocopas y el Mundial. Tanto dinero invertido en fichajes de estrellas foráneas pondría en discusión si conviene tanto gasto. La cantera barcelonista también quedaría tocada, aunque seguiría siendo el mejor mensaje para el futuro.