Crece la tensión entre el vestuario y Mourinho

La tensión entre los jugadores del Madrid y José Mourinho crece. Esta semana ya ha tenido respuesta de Sergio Ramos. Cuando en un club futbolistas y entrenador se enzarzan en polémicas el final nunca es la firma de la paz. En el Bernabéu, la grieta entre algunos jugadores y técnico es cada vez más profunda. Mourinho culpó públicamente a Sergio del gol que marcó el Manchester United y éste ha contestado, educadamente, pero sin seguir soportando las insidias públicas a que se ven sometidos los protagonistas de los partidos cuando pierden.

Iker Casillas y Sergio Ramos, capitanes del equipo, han tenido algún que otro encontronazo con el míster y de ahí que éste haya llegado a tomar represalias contra ellos. Son quienes le han plantado cara en ciertas ocasiones. A ambos les ha distinguido con alguna suplencia, castigo que recuerda al del soldado que no se comía las lentejas para que se fastidiara el sargento.

Sergio fue expulsado el domingo por dos faltas cometidas en un minuto y para dar explicación a su error, dejar a sus compañeros en inferioridad, aprovechó para responder al entrenador. “Cada uno es libre de opinar lo que quiera”, dijo y añadió: “Mi educación y mi estilo no me permiten señalar a nadie y mucho menos cuando se trata de un compañero que ha cometido un error”.

Es preocupante que el entrenador señale como culpables a los jugadores y ya ha tenido varias ocasiones para descargarse de sus responsabilidades. Sergio Ramos reconoció que no estuvo muy acertado en la jugada que permitió marcar a Welbeck, pero tampoco es oportuno que tenga que castigarse todos los días por un fallo cuando el balance que se puede hacer de su labor es muy positivo. El entrenador, por ejemplo, dado que Cristiano Ronaldo ya ha fallado cientos de libres directos, y puesto que se tiene constatado que Ramos los tira muy bien, convendría que el portugués, de vez en cuando, permitiera a un compañero, más acertado en este menester que ejerciera. Pero en esto el entrenador no cae. Por encima de todo están los jugadores que representa el tal Jorge Mendes, que dicho sea de paso, está colaborando eficazmente en que el Deportivo sea carne de Segunda.

Dados los antecedentes del técnico, fervoroso amante de las venganzas, cabe especular con la posibilidad de que, tras el buen comportamiento de Varane en el centro de la zaga, Sergio quede para el lateral derecho, siempre y cuando Arbeloa no se convierta en titular y lo relegue.