Barça y Madrid sufren por las rotaciones

El fútbol actual no permite aprender de memorias las alineaciones. La participación en tres competiciones como hacen Madrid y Barcelona obliga a los cambios. Las rotaciones son ahora decisión obligada para los entrenadores. Lo hizo el Barça en Granada porque pensaba en los compromisos inmediatos. Lo hizo ayer el Madrid en el Bernabéu porque también pensaba en lo mismo. Se avecina la hora de la verdad.

Al Barça le costó ganar ante un equipo peleón que se resistió hasta el último instante. Tuvo que salir, como siempre, Messi al rescate para que hubiera remontada. Salvó los puntos el líder pero pidiendo la hora en los últimos minutos. Desaprovechó las mejores ocasiones para liquidar el encuentro en el primer tiempo y luego padeció lo indecible. Es más, Roura tuvo que recurrir hasta a Iniesta para reforzar el equipo y buscar la victoria.

El Madrid también contó con jugadores poco habituales como Kaká, suplente que merece más atención como demuestra siempre que sale a jugar y Morata, canterano que siempre que sale unos minutos marca un gol. Esta vez tardó menos de tres minutos para hacer diana. Luego fue Sergio Ramos quien se apuntó a la faena goleadora. A éste le tocó abandonar el césped por dos tarjetas que se gano en un minuto. Como consecuencia, Mourinho recurrió a Albiol para que jugara en el lateral derecho y Morata fue retirado.

El Rayo con un hombre más dominó más que el Madrid. Llegó a haber un 38 por 62 por ciento en la posesión de la pelota. Pero ello no le bastó para ganar y ni siquiera aminorar la diferencia pudo haberla conseguido si el árbitro hubiera visto el penalti de Coentrao. Trashorras y Chori Domínguez desaprovecharon las mejores oportunidades de su equipo.

El Rayo careció de precisión en el área de Diego López. Llegó con frecuencia al portal madridista y siempre careció de remate certero. El equipo madridista, con un hombre menos, trató de mantener la diferencia para no pasar apuros. La segunda parte no tuvo el ritmo de la primera porque también el Rayo acabó perdiendo gas.

La primera plaza sigue con el mando del Barça y el Atlético, con su victoria en Valladolid, recuperó aire tras la derrota en Liga de Europa. El Valencia, con diez jugadores, derrotó al Mallorca y, definitivamente, se ha apuntado a las plazas de Liga de Campeones.