El Madrid aún es favorito en Manchester

El Real Madrid era favorito frente al Manchester United y lo sigue siendo. El empate a un tanto no es buen resultado, pero en la vuelta puede ganar. Es cierto que a los ingleses les basta el empate a cero y que el Madrid tendrá que atacar y tal vez dejará algún hueco y ello le puede crear problemas. No obstante, como quedó patente en el Bernabéu, posee mayor calidad y, sin duda, su verticalidad engendra mayor peligro para el portero contrario que el juego manchesteriano fundamentado en las jugadas a balón parado.

El Madrid ofrece ventajas al contrario en toda acción que consista en el envío del balón por alto al área. Desde hace años se defiende mal en este tipo de acciones. No es cuestión sólo de contar con jugadores que tengan poderío en el juego aéreo, sino de tener bien estudiadas las jugadas de este porte. No parece que en Valdebebas se estudie esta estrategia. El gol de Welbelck llegó en un saque de esquina.

El Madrid posee velocidad de vértigo en el contragolpe. Cristiano es un velocista que, además, tiene la virtud de poseer un disparo potentísimo con ambas piernas. No hay defensa que le gane una sola carrera. El United forjó su igualada en contras esporádicas y en poblada defensa. Tal fue el estilo medroso de los ingleses que fue frecuente ver a Rooney ayudando al lateral derecho Rafael, perdido todo el encuentro. Rooney en la zaga recordó el papel de Eto´o en el Inter en Barcelona con Mourinho de entrenador. Ferguson, viejo estratega, supo plantear el partido en el Bernabéu. Quiso dejar la sentencia para Manchester y lo consiguió.

La alineación de Pepe desde el principio, probablemente, no supondrá mejora con respecto al papel de Varane. El joven francés puede permitir la variación defensiva de modo que él y Pepe jueguen en el centro y Sergio Ramos vuelva al lateral para potenciar sus subidas al ataque, más peligrosas que las de Arbeloa.

Sobre el autor de esta publicación