La Liga se aprieta el cinturón

La selección española de fútbol derrotó de manera brillante a la uruguaya, plagada de figuras internacionales. La victoria de La Roja contra equipo de primer orden coincide con el dato de que la inversión en fichajes de nuestra Liga ha disminuido el 61,9 por ciento con respecto a la temporada pasada. Los datos colocan a nuestros clubes a la cola de Europa en el apartado de los fichajes. Por esta vez, la sensatez se ha impuesto. La crisis ha obligado a recapacitar a los dirigentes. La Liga se ha apretado el cinturón.

El informe de “Primetime Sport”, presentado por su consejero delegado, Esteve Calzada, en la sede de ESADE, destaca el hecho de que han sido invertidos 140 millones de euros de los que 127,7 fueron en verano y 12,3 en la campaña de invierno. Otros años, tanto antes del comienzo de los campeonatos, como en la oportunidad de enero, las cifras han sido muy superiores. Ahora, se está estableciendo la costumbre de pedir jugadores cedidos para no pagar traspasos y se ha incrementado el trueque. Mientras el descenso en la Liga española ha sido del 62 por ciento, en las europeas ha sido sólo del 7,4. En el mismo informe se hace constar que la caída de las ligas europeas ha sido moderada por la inversión de 303 millones en enero. El fútbol continental ha tenido caídas en España e Italia dos países que, habitualmente, han sido grandes contratadores. Ingleses y alemanes han mantenido el nivel de años anteriores e incluso lo han superado con porcentajes superiores al veinte por ciento. También Francia ha mantenido el nivel de la temporada precedente.

El ejemplo que está cundiendo es el de la promoción de jugadores de cantera. Tal vez el Barcelona está sirviendo de modelo porque si bien los clubes vascos han sido siempre partidarios de los jugadores de casa, el fenómeno barcelonista ha superado todas las cotas del último medio siglo.

La Roja jugó contra Uruguay con nueve jugadores barcelonistas de los cuales eran canteranos, Valdés, Puyol, Piqué, Busquets, Pedro, Jordi Alba, Iniesta y Cesc Fábregas de los que seis, además, son catalanes. Un club económicamente poderoso, además de contratar figuras en el mercado internacional basa su juego y su sistema en la explotación de los valores caseros.

El futuro en tiempos de tribulación está en el ascenso a Primera de futbolistas con porvenir. Merece la pena arriesgar para constatar que la aparición de jóvenes como Isco es política de grandes réditos.

Sobre el autor de esta publicación