El fútbol europeo está podrido

La Interpol le ha dado una estocada hasta la bola al fútbol europeo. Ha denunciado la práctica de apuestas ilegales en las principales competiciones. En varias ocasiones habíamos vivido los cambalaches del fútbol italiano en el que se habían posado con mayor fortuna los arreglos de partidos. Incluso se vieron descensos de equipos y sanciones a jugadores tan importantes como Rossi, posteriormente campeón del Mundo. Italia suele aparecer como terreno abonado para compraventas de partidos. Tiene la ventaja sobre otros países en el hecho de que cuando se descubren los amaños las sanciones son duras. No ocurre lo mismo en lugares como España donde cada año se sospecha que ha habido arreglos para evitar descensos y nunca se llega al final del problema.

Esta vez, la policía europea ha hecho afirmaciones rotundas y ha involucrado en la trama a países como Gran Bretaña, Alemania, Francia, Turquía, Austria, Eslovenia y Holanda. El director de Europol, Rob Wainwrigth, ha afirmado que se han constatado más de 380 partidos en que ha habido apuestas ilegales. Lo preocupante está en que la complejidad del fraude alcanza a partidos de Liga de Campeones, encuentros de clasificación para el Mundial y Eurocopa y aquí entran en juego selecciones nacionales. Los datos aportados son terribles puesto que en ellos figuran 425 árbitros, jugadores y directivos de clubes de fútbol. En la relación policial hay al menos quince países y entre ellos, de momento, no figura España. La red era dirigida desde Asia y ha reportado ocho millones de euros de beneficios. Ya hay cincuenta detenidos y han sido cursadas 28 órdenes internacionales de detención.

Es, sin duda, el mayor escándalo conocido. Es, por supuesto, la mayor de las vergüenzas en que se ha visto el fútbol internacional. En esta ocasión, el asunto no ha sido localizado en una liga. Las investigaciones han ido más allá de lo presumible. Las autoridades policiales han de aclarar si en la trama están implicadas algunas casas de apuestas. Son muchos los medios de comunicación que anuncian constantemente la posibilidad de apostar por un resultado, el autor de un gol o el minuto del tanto y son varios los clubes que llevan en sus camisetas el anuncio de una firma de apuestas.

En un tiempo en que cada despertar está acompañado de una noticia que habla de fraude, en España se está celebrando el juicio de la “Operación Puerto”, que está destapando parte de la podredumbre que se conocía que existía especialmente en el ciclismo. El fútbol ha tenido su apartado en este asunto con la declaración del ex presidente de la Real Sociedad, Iñaqui Badiola, quien ha denunciado que los médicos del club estaban en relación con el famoso doctor Eufemiano Fuentes para la posesión de medicamentos administrados a los jugadores.

Huele a podrido más que en Dinamarca.

 

 

Sobre el autor de esta publicación