Mourinho culpa a los jugadores

José Mourinho dirige el equipo más caro del mundo y cuando pierde siempre encuentra culpables, habitualmente, sus futbolistas. El Madrid ha perdido esta temporada los cuatro partidos de Andalucía. Cayó en Sevilla contra Betis y Sevilla y también en Málaga. Le quedaba Granada y consumó record tan funesto.

Mourinho tiene en sus manos a algunos de los mejores jugadores del mundo y también a los mejor pagados. No le bastaba con lo que tenía de anteriores campañas y ha añadido fichajes tan deslumbrantes como el de Coentrao, que costó treinta millones de euros, y aportó como gran solución para diversos males a Essien. En su currículo de manager general, con poder absoluto, cuenta también que fichara a Sahin y Altintop. Un lujo de ojo clínico

Los jugadores son los culpables de las derrotas. A Mourinho le falta decir lo que un entrenador argentino a quien acusaron de colocar mal a los jugadores y respondió: “Yo los coloco bien pero ellos se mueven”.

El entrenador madridista tiene puntos de vista muy peculiares. El primero, no haber permitido en tres años que el Madrid tuviera un patrón de juego reconocible salvo el de la patada a seguir para aprovechar la velocidad de Cristiano. El segundo, prescindir de jugadores que manejan el balón con estilo y precisión. Soltó a Granero, a pesar de sus falsos cánticos por la cantera, y en Granada, como en otros lugares, prefirió a Callejón antes que a Kaká.

Como suele, en Los Cármenes mandó recados a los jugadores y cuando está a distancia sideral del Barcelona, aún se permite la estupidez de cargar derrotas a la planificación de la Liga. Se quejó de que jugaron Copa el miércoles y el Barça disputa la Liga veinticuatro horas después que su equipo.

La preparación física del Madrid nunca ha sido dechado de virtudes. El responsable de la misma, el colérico Rui Faría, no ha conseguido que el equipo juegue con fortaleza las segundas partes. Si Mourinho se quejó del cansancio de algunos de sus futbolistas debe achacarlo a la forma física cuyas deficiencias han sido denunciadas constantemente. En confesión de parte, se preguntó por qué había jugadores cansados a consecuencia del encuentro del miércoles y los había también cansados entre quienes no jugaron ese día. Más claro, agua, aunque si se prefiere, ¿blanco y en botella?