Messi y Cristiano, nuevo duelo en el Camp Nou

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo no se lanzan el guante y se retan tras el convento. Es la prensa la que les convoca por el honor en el Camp Nou. Tras el empate del Bernabéu es inevitable que se plantee nueva lucha entre los dos mejores jugadores del mundo. El argentino, que gana al portugués en títulos y trofeos internacionales, no parece en la mejor forma en los últimos partidos. El portugués, que se ha de morder la uñas porque se queda clasificado tras su adversario en los más nobles galardones tiene ganas de batirle. En Barcelona, el duelo es a sangre.

Los clásicos son importantes desde el punto de vista de los clubes. La lucha es colectiva en pos del resultado global y, sin embargo, parece que lo más importante es asistir al duelo entre los dos mejores. Sus miles de seguidores verán el encuentro de vuelta de la Copa pendientes de sus actuaciones. Entre ambos existe la competición goleadora. En la vuelta de la semifinal de Copa tendremos, sin duda, nueva competición ante los porteros.

Cristiano no batió a Pinto aunque mostró que no ha perdido un ápice de velocidad ni potencia en el disparo. En carrera derrota a cuantos defensas pretenden cortarle el paso. Los dos se respetan, pero ninguno de ellos concede primacía al otro.

Messi parece tener menos frescura en el juego. Al menos da la impresión de que no tiene las ideas tan claras como habitualmente. En el Bernabéu se topó con un chaval de diecinueve años, Varane, y no supo entrar en el área para batir a Diego López.

El primer acto copero satisfizo más al Barça que al Madrid porque el resultado le beneficia para el segundo. El Madrid también debió salir contento porque el empate fue el mal menor. Los fallos de los jugadores azulgrana ante el guardameta madridista fueron de los que hay que guardar memoria para no incurrir de nuevo en los mismos.

Tras la eliminatoria de Copa nos quedará el encuentro de Liga en el Bernabéu, pero este, probablemente, carecerá de trascendencia porque la distancia entre ambos equipos en la tabla de clasificación no producirá, cualquiera que sea el resultado, ningún tipo de drama.

El Madrid tiene la Liga perdida. El honor lo puede recuperar, aunque sea en parte, si elimina al Barça en la Copa. Messi y Cristiano tienen la palabra.