Messi y Cristiano no fueron decisivos

No desmereció el gran clásico. Madrid y Barcelona jugaron un gran partido. Tensión desde el primer momento y grandes ocasiones de gol. Hizo más el Barça y se defendió bien el Madrid. Iniesta y Xavi condujeron al equipo barcelonés en el que Messi no fue la figura decisiva. Tampoco lo fue Cristiano. Ninguno de los dos marcó ni fue el futbolista del encuentro. Ozil llevó en sus botas lo más meritorio de los suyos. Diego López, debutante en el clásico, se convirtió en decisivo porque con sus intervenciones evitó la derrota de los suyos. El ataque barcelonista se vio detenido fundamentalmente por Varane, quien, además, marcó el tanto del empate.

Fue fútbol de toma y daca durante muchos minutos aunque los azulgrana controlaron más la pelota. Ante el marco contrario Xavi, Cesc y Pedro marraron las mejores ocasiones de gol. Xavi estrelló la pelota en el larguero en el saque de un libre directo. No fue más afortunado Benzema quien por dos veces erró lamentablemente. Mourinho lo acabó cambiando por Higuaín, jugador más luchador y con rapidez para el contragolpe.

La eliminatoria ha guardado la decisión para el 27 de febrero en el Camp Nou. El Madrid puede sentirse satisfecho con el empate. El Barça, por el contrario, puede pensar que ha desaprovechado la mejor ocasión para volver a casa con los deberes hechos. Con la igualada a un tanto, aunque la ventaja será, evidentemente barcelonista, aún quedará en el ambiente la tensión del resultado incierto.