Madrid-Barça, eliminatoria con tintes de gran final

Real Madrid-Barcelona, eliminatoria de Copa con tintes de gran final. Ya tenemos la primera eliminatoria del siglo. Aún podríamos tener otra en Liga de Campeones. El Barça resolvió satisfactoriamente su partido con el Málaga al que acudió con la desventaja del 2-2 del Camp Nou. No le resultó fácil llegar al 2-4. El equipo malagueño mantuvo sus posibilidades hasta el minuto 76 cuando Iniesta marcó el tercer tanto que le daba nueva ventaja a su equipo. El 2-4, con remate de cabeza de Messi fue la guinda de un gran encuentro en el que el Málaga habló de igual a igual, al tenido por mejor equipo del mundo.

Manuel Pellegrini dirigió al Villarreal varios años y lo llevó al subcampeonato de Liga y a las semifinales de Liga de Campeones. En el Madrid no tuvieron paciencia y ahora el entrenador chileno está haciendo grande al Málaga. José Mourinho, para descalificar a Pellegrini, dijo que él nunca entrenaría al un equipo como el Málaga. En realidad debió haber dicho que él nunca entrenaría con tanto éxito, con juego de tanta calidad un equipo como el Málaga.

El cuadro malacitano, hecho de retales, sin figuras mundiales, plantó cara al Barça. Perdió en casa en Liga, pero empató en el Camp Nou a dos tantos y anoche no quiso rendirse y buscó la victoria. Quería llegar a las semifinales de Copa por vez primera. Ello tenía la prima añadida de enfrentarse al Real Madrid.

El gol de Pedro, que puso la eliminatoria en favor barcelonista, tuvo rápida respuesta y a partir de ese instante se vio uno de los mejores partidos del año. De poder a poder, con ataques constantes. El juego tuvo ritmo y jugadas electrizantes. El Málaga se igualó al Barça y con su ímpetu, su búsqueda del balón y la presión constante, no pareció ser inferior. Fueron dos grandes protagonistas del mejor fútbol.

La otra semifinal, Atlético-Sevilla, no tendrá la misma consideración que la de los dos grandes, pero ambas aficiones la vivirán con idéntica emoción.