El Madrid mejora tras la rebelión a bordo

Los jugadores del Real Madrid han hecho terapia de grupo para enderezar el rumbo. Quien ha tomado el timón no ha sido José Mourinho. Los futbolistas han hecho piña al margen de las consignas del entrenador. Hace unos días era arriesgado decir que se había producido la rebelión a bordo, con benéficas consecuencias, porque ello podía sonar a pura especulación. Las filtraciones del vestuario han acabado por confirmar que ha habido maniobra interna. Golearon al Valencia en Liga y lo eliminaron en Copa. Y en el juego se notó mayor colaboración, más conjunto, más esfuerzo común.

Los jugadores dolidos con el técnico a quienes ha ido tocando los costados después de resultados adversos decidieron jugar a su aire. Mourinho se ha quedado con la autoridad para decidir el equipo, y los futbolistas, con la idea del fútbol que más les beneficia. Comenzó contra el Celta en el partido de vuelta y se confirmó contra el Valencia. El Madrid con jugadores enfrentados a su entrenador, Casillas y Sergio Ramos desde hace tiempo, Di María desde que le insultó diciéndole que desde que había renovado el contrato no jugaba a nada, y más recientemente a Cristiano Ronaldo a quien censuró adjudicándole dejadez defensiva, ha tenido reacción activa con las reuniones mantenidas a espaldas de los empleados de la casa.

Florentino Pérez facilitó que los jugadores acudieran ante los medios informativos rompiendo la norma de Mourinho que practicaba la ley del silencio. Los futbolistas sintiéndose arropados por el presidente han  adoptado sus propias medidas. Albiol no se recató y contó públicamente que Mourinho y Cristiano habían tenido una pequeña agarrada. Con el cambio de actitud el Madrid acudió a Mestalla donde logró el 0-5 de Liga que le acercó al Barça.

El Valencia hizo mejores partidos en Copa en los dos campos que en Liga en Mestalla. El entrenador, ayer alineó un equipo con jugadores en su sitio natural y prescindió de Gago, un cáncer en el 0-5. Banega salió en la segunda mitad y el encuentro tuvo dos noticias por encima de la eliminatoria: la lesión de Casillas, por patada involuntaria de su compañero Arbeloa y la reaparición de Sergio Canales tras dos operaciones de rotura de ligamentos que le han tenido apartado del fútbol más de un año en dos temporadas distintas.