Mourinho, pirómano en el Bernabéu

José Mario dos Santos Félix Mourinho se ha ido de vacaciones a Portugal y ha dejado un incendio en el Bernabéu. La suplencia de Casillas en Málaga deja rescoldos. Va a ser muy difícil que de aquí al final del mandato del entrenador haya paz en el vestuario. Ha ido demasiado lejos. Desde el sábado hay pocos madridistas dispuestos a defenderle. Casillas es emblema del club. No es uno más. Cualquier aficionado puede pensar que el portero ha tenido que ver más que ninguna de las figuras que por el club han pasado en la conquista de títulos. Ha sido más importante de lo que será Cristiano pese a que éste es jugador auténticamente galáctico.

Dejar a Casillas en el banquillo fue más que un reto. Fue una bofetada a todo el madridismo bienpensante. Fue un escupitajo a la cara de Florentino Pérez. Afortunadamente, éste ha sabido responder colocándose al lado del jugador en un acto público. Florentino fue el Palacio de los Deportes a presenciar el partido organizado por Casillas para una entidad benéfica.

Los diez mil espectadores mostraron su apoyo al capitán madridista. No pidió un referéndum como hizo Mourinho, quien quiso ganarlo cuando había cuatro gatos en el Bernabéu. Mucho me temo que ahora no ganaría otro que no fuera en el patio de su casa. En el vestuario lo tiene perdido.

Tras la derrota de Vigo denunció a los jugadores. Les culpó directamente de lo sucedido e insinuó quiénes debían ser reprendidos. En Málaga, además de decir que Adán está mejor que Casillas, opinión que podría mantener algún imbécil, durante el partido sustituyó a Arbeloa y Xabi Alonso. Con el guardameta fueron tres los futbolistas españoles señalados como culpables de lo que está ocurriendo.

Un entrenador capaz de poner en cuestión la calidad de Casillas, contrastada tantas veces, en tantos escenarios nacionales e internacionales, debe ser vigilado. No está en lo que celebra. Es capaz de cometer más atropellos. Claro que mayor que el de estar a dieciséis puntos del Barcelona es difícil toparse con otro de similar magnitud negativa.