Vilanova torna en dolor la alegría barcelonista

La enorme felicidad del barcelonismo por los éxitos de su equipo ha quedado rota por la grave enfermedad de su entrenador. El Barcelona estaba viviendo el éxito de su equipo y el acierto de haber nombrado a Tito Vilanova como sucesor de Pepe Guardiola. El día en que los médicos han dada el alta a Abidal para que vuelva a jugar al fútbol, el club ha sufrido la dolorosa noticia de la recaída de Vilanova. El cáncer de parótida del que fue operado se le ha reproducido y ello obligará al club a buscarle un sustituto de acuerdo con el tiempo que los médicos consideren que ha de estar al margen del fútbol. Dependiendo de este pronóstico habrá de improvisar un sucesor. Lo lógico sería que Pep Guardiola volviera al club para suplir a su amigo. No hay en estos momentos nadie más adecuado para solventar el problema.

En los aledaños de la directiva se manejan varias soluciones. Una de ellas sería subir a Eusebio Sacristán del segundo equipo. Otra, recuperar a Luis Enrique, quien a pesar de que no ha tenido mucha fortuna en Italia, conserva buen nombre en la casa por la labor que desempeñó en el Barça B. Hay incluso la opinión de que podría ser nombrado un trío con Roures, actual segundo, para dirigir al equipo. Los triunviratos, que yo recuerde, no han sido grandes aciertos. Incluso al frente de la Selección se hicieron experimentos con Iceta, Alcántara y Quesada y Muñoz, Molowny y Artigas y estos tres perdieron en Finlandia, selección que entonces era poco menos que de tercera.

Independientemente de las soluciones que adopte el club es evidente que la noticia es lo peor que le ha sucedido al Barça en el últimos años. El caso actual es más doloroso si cabe porque Tito Vilanova se había ganado el aprecio general por su bonhomía. En principio fue considerado poco menos que una solución muy arriesgada y ha conquistado respeto general y aplausos de todo el barcelonismo.

Tito Vilanova ha demostrado ser un gran tipo. Humanamente ha sabido manejar la aguja de marear en un club, tan problemático por su exigencia, y ha obtenido respeto en los medios de comunicación nacionales. Para el Barça, su recaída es grave problema, pero por encima de todo no debe convertir lo deportivo en urgencia mayor que el apoyo moral que necesita un hombre que se enfrenta al peor de los retos.

Vilanova se ha ganado la consideración del mundo futbolístico, que aunque lo recibió con dudas respecto de sus posibilidades para suplir a Guardiola, se ha tenido que rendir ante la evidencia de que el equipo ha mejorado las actuaciones de años anteriores. Es líder inmaculado en la Liga española y lo ha sido en el grupo de Liga de Campeones. El equipo ha protagonizado el mejor arranque de su historia y Messi ha tenido, con el juego del equipo, la oportunidad de mejorar todos los récords goleadores. Vilanova no ha sido un recurso arriesgado. Acertaron plenamente quienes confiaron en sus conocimientos. El deporte le ha sonreído. Hay que desear que la vida, también.