La Copa, el gordo para modestos

La Copa del Rey no va a tener morbo añadido en la final. Barcelona y Madrid no se van a enfrentar en ella porque el sorteo les ha puesto en las semifinales. Tendrán que hacerlo si consiguen superar las primeras rondas. Las eliminatorias han dado premio a los equipos de Segunda B, Alcoyano, Alavés, Llagostera, Cacereño y Jaén. El Madrid, en teoría no tendrá peor enemigo que el Valencia. En la parte del cuadro de enfrente todo hace suponer que será el Atlético el que tenga más posibilidades de alcanzar la final. Ha tenido más suerte que los cuatro participantes en la Liga de Campeones, los cuatro en la misma parte del cuadro. La Copa parece diseñada para el Atlético.

La Copa suele tener compensación para los modestos que consiguen llegar hasta el sorteo con los grandes si en el mismo les toca el gordo. Tal ha sido la cuestión para el Alcoyano, que tendrá que recurrir a la moral para enfrentarse al Madrid. El resultado será lo de menos porque los Alcorconazos no se dan más que una vez cada veinte años. Para el club de Alcoy es suficiente satisfacción llenar su estadio de El Collao como en los tiempos heroicos en que hizo famosa su moral, su espíritu de lucha ejemplar y que ha quedado como paradigmático.

También ha tenido suerte el Alavés, que volverá a tener en Mendizorroza partido de la época grande ya que le ha correspondió el Barcelona. También hacer caja es suficiente emoción para el club. El modesto Llagostera, también de Segunda B, jugará contra el Valencia y, presumiblemente, se sentirá satisfecho con llenar sus arcas. El Málaga, el gran animador de la Liga actual, y brillante trayectoria en Liga de Campeones, pondrá a sus mejores hombres en Cáceres, otro club con premio en el sorteo. El otro club beneficiado ha sido el Jaén que recibirá al Atlético de Madrid con Falcao, la gran estrella goleadora de la presente temporada.