Francia demostró que España es vulnerable

Se lesionó Silva, el más imaginativo de los españoles y le relevó Cazorla. Se lesionó Arbeloa y le suplió Juanfran. Faltaron en la defensa Puyol y Piqué y Ramos se tuvo que multiplicar porque Busquets en la zona es solamente cumplidor. Falló un penalti Cesc y los franceses empataron en los últimos instantes por la banda más peligrosas: la de Ribery. Francia demostró que España es vulnerable.

España trató de jugar a su manera desde el comienzo y tuvo que aguardar hasta el minuto veinticinco para que Sergio Ramos, en jugada de córner, batiera a Lloris. No aprovechar el penalti que le hicieron a Pedro evitó que el partido casi quedara sentenciado. El equipo español buscó, como es habitual, su fórmula de toque y la posesión de la primera mitad fue agobiante para los visitantes. Pero más importante que el dominio de la pelota fueran las incursiones por la banda izquierda de Pedro y Jordi Alba. El canario fue una pesadilla para la zaga gala y Alba creó situaciones de peligro.

Todos los pronunciamientos favorables de la primera mitad se convirtieron en drama en la segunda. Ya en la primera el árbitro anuló un gol a los franceses que tuvo visos de legal. Los jugadores españoles acusaron cansancio y los cambios que introdujo Deschamps fueron pulmones para su equipo y el dominio del balón no sólo se equilibró, sino que en el último cuarto de hora los españoles pidieron la hora. No hubo suerte porque antes del pitido final llegó la igualada y vistos los méritos de ambos fue resaltado muy justo.

La selección española posee un fútbol envidiable, pero los entrenadores adversarios tratan siempre de hacer inútil su dominio. El toque es, a veces, hasta humillante para el contrario, pero cuando el remedio natural falla es importante contar con otras soluciones. Con extremos como Pedro se rompen las defensas que salen a jugar dedicadas a controlar los ataques por el centro. Para extremos así faltan delanteros de fútbol tradicional.

Tras el tanto de Ramos, Francia tuvo que buscar con más dedicación la portería de Casillas. Fue Benzema quien intentó batir a su compañero y éste, aunque para Mourinho no merezca el “Balón de Oro” porque lo quiere para Cristiano, evitó el tanto. Los franceses aprovecharon unos minutos en que pareció que los españoles se daban por satisfechos, pero fue un espejismo. Pedro, colocado en la banda izquierda, con Jordi Alba corriendo por la misma zona, siguió creando los mayores peligros.

Francia triplicó sus méritos en la parte final del encuentro y halló el premio. Ahora, habrá que ganar en Francia para asegurar el primer puesto del grupo y la clasificación para el Mundial de Brasil.