Con los calores, Barça-Madrid al rojo vivo

No han terminado los días de vacaciones y ya tenemos encima el primer Barcelona-Madrid que la temporada envía. En agosto ha comenzado la temporada y en lo que siempre se llamó canícula hemos puesto el fútbol al rojo vivo. La Supercopa de España, con los dos grandes protagonistas, nos espera el jueves.

El Madrid se ha defendido del empate con el Valencia calificando a este equipo de incómodo, que es tanto como decir que lo que se desea es jugar a favor de obra, incluido naturalmente el árbitro que a lo mejor interpreta fuera de juego en jugada que las cámaras de televisión se han dedicado a ocultar. El Madrid no tiene que preocuparse por la incomodidad. Sus fuerzas son suficientes para afrontar las mayores dificultades.

El Barcelona comenzó con goleada. No le debió resultar incómodo el equipo de la Real a pesar de que tuvo la osadía de empatarle tras el tanto de Puyol. Lionel Messi dejó su sello en la primera sesión con dos dianas. El Barcelona, si nos atenemos a los resultados de Liga, parece más convincente. No obstante, el equipo tiene todavía varias carencias pese a que la banda izquierda de la zaga ha mejorado con Jordi Alba. El recién fichado Song aún ha de dar muestras de óptima integración. La reaparición de Villa ha sido sólo buen síntoma. Todavía no puede ser pieza decisiva.

El primer Barça- Madrid nos pone de nuevo el duelo entre Messi y Cristiano. El portugués está ansioso por obtener el Balón de Oro y, en su entorno, la campaña no cesa.

Todos los pronósticos anuncian primer acaloramiento. Es, como diría Jordi Pujol, lo que toca ahora.